LA INTOLERANCIA COMO POLÍTICA DE LA 4T

Eres responsable para siempre

de aquello que has domesticado.

Antoine de Saint-Exupéry

 Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimados lectores gracias por su tiempo. Desde hace varios meses se ha advertido sobre el riesgo de violencia que provoca el discurso de odio y división que todos los días y sin fallar pronuncia el presidente López Obrador, dividiendo a los mexicanos desde la máxima magistratura del país, eso sí, escudado en lo que él llama un ejercicio circular.

El domingo pasado, durante el cuarto informe de gobierno y celebración de un año de que el tabasqueño llegó a la presidencia, se presentaron dos incidentes que deberían encender las alarmas y reflexionar sobre lo que se puede desatar sino se le pone un freno a la campaña de odio que se orquesta desde la presidencia.

Permítanme insistir en el tema, este entorno de división es el que más conviene a López para gobernar, entiende muy bien su mercado y los de la 4T se sienten cómodos así. Pero existen riesgos… ¿hasta dónde están los límites de la grieta de división que se ha provocado? ¿Falta por ver lo peor?

En las inmediaciones del Zócalo capitalino, fue agredido el reportero de Televisión Azteca, Irving Pineda, la turba lo rodeo, fue objeto de empujones y ofensas verbales por parte de un grupo de intolerantes, solo porque no les gusta la manera de hacer periodismo, las preguntas o las quejas que el reportero ha vertido en redes sociales y en la conferencia mañanera.

El segundo incidente se produjo a unos kilómetros de ahí, en la marcha contra López Obrador que habían convocado del Ángel de la Independencia al Monumento a la Revolución, Hernán Gómez, quien abiertamente se ha pronunciado a favor de AMLO, fue sacado de entre los protestantes mientras hacia su trabajo de entrevistas, nuevamente la intolerancia, insultos y gritos contra el analista.

Dos muestras de la intolerancia que estamos viviendo y en la que nos hemos sumido, dos muestras del nulo respeto a las formas diferentes de pensar en las que nos han arrastrado. Debe haber debate y confrontación de ideas, debe haber diálogo entre todos y no violencia.

El 6 de noviembre en la mañanera, López Obrador evitó comprometerse cuando fue cuestionado por organizaciones en defensa de la libertad de expresión, no asumió su responsabilidad y dijo no usar un lenguaje que estigmatice a los periodistas críticos con su gobierno, «no tengo que comprometerme porque he actuado con respeto a todos».  

Para decirlo con claridad a López no le gusta la prensa, no le gusta la crítica y es responsable de incitar a la violencia contra los periodistas. La 4T no ha entendido que los reporteros no deben ser simpatizantes ni aplaudidores, porque sino nada habrá cambiado en el país y estos, serán iguales a los que se fueron.

Entre Palabras

Por fin apareció la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, se apersonó en una agencia del Ministerio Público, para auxiliar en una denuncia con perspectiva de género, también la acompañó la procuradora. Espero que por fin Claudia se corte el cordón que la liga a López Obrador y se ponga a trabajar.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en Instagram en @arturosuarez_.

Gracias y hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest