Candil de la calle… oscuridad del Palacio

Una democracia no es en realidad más que 

una aristocracia de oradores, interrumpida a veces 

por la monarquía temporal de un orador. 

Thomas Hobbes 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. Estamos a unos días de que se termine la administración de Donald Trump, se va a ir por la puerta de atrás de la Casa Blanca y con un juicio político a cuestas, en una de esas lo hacen responsable del fallecimiento de las cinco personas en la toma del Capitolio y existe la posibilidad que llegue a prisión. En ese álgido contexto, López Obrador se ha convertido en uno de los defensores del peor presidente de los Estados Unidos, los dos enmascarados en paladines de la libertad de expresión. 

Ni a López, ni a Trump, les gusta la prensa preguntona, detestan a los mirones profesionales, les da escozor saberse bajo los ojos del escrutinio de los periodistas y por tanto de la opinión pública, les gusta la polarización, el discurso de odio y separatista, por eso estigmatizan y los señalan, con descaro mienten y hacen responsables a los medios de comunicación de sus malas decisiones para luego martirizarse, tratarse como censurados, los más atacados, así se fueron cuatro años con Trump y dos con López. 

Uno como otro han destacado las bondades de las redes sociales, desde ahí han destruido la imagen y reputación de varios de sus contrincantes. Para el tabasqueño eran «las benditas redes sociales» movidas por su gente de comunicación con miles de bots, hasta que les jugaron con las mismas mañas y cayeron en la popularidad, entonces cambió el discurso. El hijo de Macuspana se siente presidente desde su trono electrónico que se llama mañanera, mientras que Trump lo hacía desde Twitter en sus mensajes matutinos. 

Cuando la mayoría del planeta repudió los llamados a la violencia de Donald Trump, en México López lo mejor que pudo hacer fue inconformarse porque Twitter, una empresa privada con sus normas y reglas, bajó los mensajes de su amigazo y luego le canceló su cuenta, según esto es una falta a la libertad de expresión, sin hacer comentario de los contenidos de esos mensajes, como si no hubiera historia en la administración Trump. 

Pero esto no va a parar ahí, el paladín de la justicia pretende llevar el tema en la próxima reunión del G-20. También su gobierno buscará desarrollar una red social mexicana para no ser víctimas de «censura», con lo intolerantes que son los de la 4T ¿de verdad van a aguantar que se publique lo que sea? O… ¿los censores quieren ser ellos y nadie más? 

Así la imagen que se pretenden construir, aunque dentro de sus países utilizan a los canales de televisión culturales y educativos para que sus jilguerillos ataquen a quien ose criticar al régimen. 

Entre Palabras 

En medio de la pandemia con muchos mensajes importantes que transmitir y… ¿en la mañanera ponen caricaturas? 

Escríbeme tus comentarios en el correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima. 


SI TE AGRADA ESTE PROYECTO AYÚDANOS A MANTENERLO Y CRECER, DONA A LA TARJETA OXXO 4766 8416 4653 8598

NUESTRO AGRADECIMIENTO.


 
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *