No estamos mejor…

Los impostores no necesitan estudiar mucho las causas

naturales, sino que les basta con servirse de la común

ignorancia, estupidez y superstición de la humanidad. 

Thomas Hobbes 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. Desde el 2000 Andrés Manuel López Obrador comenzó a construir la narrativa de «la mafia del poder» que operaban los malvados neoliberales con Salinas a la cabeza. En sus dos primeras campañas presidenciales polarizó a la sociedad, se dijo víctima de fraude, mandó al diablo las instituciones, juró un cargo de presidente legítimo que se disolvió con el paso del tiempo y nos recetaron unos spots donde se escuchaba la frase «estaríamos mejor con López Obrador», esto para reforzar el «por el bien de todos, primero los pobres», 25 meses han pasado y no se han abatido los niveles de marginación y pobreza. 

El tiempo ha transcurrido desde la toma de protesta de López y el acto multitudinario del Zócalo de la Ciudad de México con representantes de todas las culturas originarias con las que se tiene una deuda ancestral y que el tabasqueño se comprometió a sacarlos de la miseria, muchos de estos viven en la línea de la pobreza, es decir con menos de un dólar al día para solventar sus necesidades básicas. 

Nadie puede oponerse a que se salve a los que menos tienen, eso no se le puede pichicatear a López, los programas sociales se han extendido y hay más dependientes de estos, pero el asunto es que esos apoyos no son motor de la economía para que los más pobres no solo reciban dinero, sino que a la par se generen fuentes de empleo, cadenas productivas y círculos virtuosos, es decir que se saque de la miseria en realidad y no solo paliativos para reportar números frágiles y alegres, pero ahí están los 12 millones de nuevos pobres con los que cerró el año pasado. 

Y sí, la pandemia es la culpable del freno económico a nivel mundial, pero nosotros ya veníamos mal con las señales equivocadas que salen de Palacio Nacional, pues López por sus fobias se peleó con los empresarios, destruyó los endebles puentes que Alfonso Romo había tendido y por eso tiró la toalla, terminó por irse como otros del gabinete, en estos tiempos difíciles para los microempresarios, los ha dejado a su suerte con raquíticos apoyos, eso ha generado la muerte de por lo menos 8 mil 623 medianas y pequeñas empresas por el Covid-19, no se van a recuperar. 

Esto contrasta con el crecimiento de la desigualdad social en estos dos años de la 4T, de acuerdo con un análisis de la agrupación Sí por México, el índice que mide la desigualdad de ingresos entre los ciudadanos se colocó en 8 por ciento en los primeros dos años de López Obrador, un alza no registrada en ninguno de los sexenios anteriores y eso que se terminó con el neoliberalismo que empobreció a los mexicanos. 

Así que no vamos mejor con López Obrador, la economía se contrajo en el último mes del 2020, la economía cayó 5.4% según el Inegi, el precio de los energéticos aumentó y por ello la canasta básica que es donde se palpa, pero el presidente dice que no nos preocupemos, que seamos felices, y así se nos van los días en tiempos de la 4T, pero mejor ahí la dejamos. 

Entre Palabras 

¿Con el nuevo gobierno de Estados Unidos habrá reforma migratoria? 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram @arturosuarez_. 

Hasta la próxima. 


SI TE AGRADA ESTE PROYECTO AYÚDANOS A MANTENERLO Y CRECER, DONA A LA TARJETA OXXO 4766 8416 4653 8598

NUESTRO AGRADECIMIENTO.


 
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *