Las acusaciones por violación, por lo regular no fallan

Por Sergio Mejía Cano

Es evidente que la cargada en contra del político guerrerense, Félix Salgado Macedonio, va con todo y contra todo, pues no paran las acusaciones en su contra por supuestas violaciones a por lo menos cinco mujeres que, tal vez aprovechando que ahora ha sido designado como candidato al gobierno del estado de Guerrero, vuelven a recordar viejos tiempos.

Queda claro que respecto a las acusaciones por violación a esas mujeres las tendría que considerar un juez y no los medios ni los dimes y diretes en las redes sociales y menos, dejar que sigan corriendo nada más como acusaciones de rumor o como extensiones de todo lo que se señala en rumores y seguimientos de lo que mucha gente afirma sin tener plena conciencia de sí o no les consta o no respecto a esas a acusaciones.

Llama la atención, que ahora Salgado Macedonio esté siendo acusado nuevamente por violación y no por su paso por la presidencia municipal de Acapulco, Guerrero, en donde en su momento se le señaló como ser muy tolerante con bandas del narcotráfico, y ni siquiera por malversación de fondos durante su encargo en dicha presidencia o por otras cosas que suelen aparecerle a la mayoría de presidentes municipales de todo el país, una vez que concluyen sus mandatos. No, no se le está recordando nada de lo que pudo haber incurrido durante su cargo como presidente municipal, sino que le han sacado a flote las acusaciones por violación a mujeres. ¿Por qué? Pues porque las acusaciones por violación siempre son más susceptibles de seguir y perseguir aunque no tengan un claro fundamento.

Hay algunas personas que afirman que si bien Félix Salgado fue denunciado en tiempo y forma de algunas de esas violaciones, salió avante por influencias y estar bien enganchado con las autoridades encargadas de tener que seguir esas acusaciones; cosa rara, porque desde finales de los años 80 del siglo pasado, Salgado Macedonio fue y ha sido un político de oposición; así que cómo pudo haber tenido tantas influencias para librar las acusaciones de violación que pendían en su contra. Se supone que más de alguno de sus adversarios tanto en su estado natal como a nivel nacional, le hubieran cargado la mano con esas acusaciones. Pero nada de eso ocurrió, pues al parecer no prosperaron esas acusaciones que ahora vuelven a la palestra para tratar de descarrilar su candidatura a la gubernatura de Guerrero.

Félix Salgado Macedonio, ha sido desde siempre un personaje polémico, con varios escándalos a lo largo de su vida política, como aquel video que se difundió tanto en noticieros de televisión abierta y en los entonces correos electrónicos, debido a que las redes sociales no tenían tanto auge como hoy en día, allá a principios de la década del 2000, siendo diputado federal, en donde supuestamente unos policías lo cacharon queriendo orinar en la vía pública, y el político guerrerense aducía que lo querían secuestrar, y una mujer que lo acompañaba les decía a los policías que el señor era diputado y tenía fuero; y al parecer el caso no pasó a mayores más que en la pura quemazón y el escándalo que con el tiempo se diluyó.

Sin embargo, Salgado Macedonio ha sido incómodo para la oposición siempre que sube a tribuna siendo legislador, pues despotrica sin ton ni son recordándoles a los partidos de oposición sus malos desempeños anteriores, por lo que en sí, a mucha gente le cae bien cuando aclara cosas de antaño que posiblemente la oposición ya no se quiere ni acordar.

Así que tal vez más de uno de sus adversarios no quiera que llegue a la gubernatura del estado de Guerrero, por el carácter aireado de Salgado Macedonio y teman que saque algunos trapitos al Sol, porque se dice que tiene la espina clavada de que le hicieron fraude en su anterior intentona de ser gobernador, cuando perdió ante el priista René Juárez Cisneros, en 1999, y desde luego que tal vez teman que debido a su carácter poco ortodoxo de conducirse llegue a sacar a colación alguno que otro mal movimiento de más de alguno de sus adversarios. De ahí que mejor no dejarlo llegar, pues no vaya siendo.

Esas acusaciones por violación, por lo regular pegan con todo en la opinión pública y, aunque muchas de las veces no sean ciertas, aun así pueden llegar a lograr su cometido.

Se han llegado a documentar casos de acusaciones por violación sin ser ciertas, sino debido a celos o infundios de mujeres ardidas con sus parejas sentimentales, y aunque no sea real la violación, de todos modos ya le aplicaron la ley del Talión al acusado.

Sea pues. Vale.


SI TE AGRADA ESTE PROYECTO AYÚDANOS A MANTENERLO Y CRECER, DONA A LA TARJETA OXXO 4766 8416 4653 8598

NUESTRO AGRADECIMIENTO.


 
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *