La copia del tabasqueño…

La única posibilidad de descubrir los límites 

de lo posible es aventurarse un 

poco más allá de ellos, hacia lo imposible». 

Arthur Charles Clarke 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuárez 

Estimado lector, gracias. Cuando postularon a Claudia Sheinbaum varios en la capital del país le dimos el beneficio de la duda a la primera mujer electa que sería jefa de Gobierno, aunque sabíamos que detrás de ella siempre estaría la mano del presidente Andrés Manuel López Obrador a quien le debe todo, políticamente hablando. Pues tres años han pasado y la decepción es grande, los problemas de la Ciudad de México siguen siendo los mismos e incluso se han agudizado ante la incapacidad de quitarse la cadena que controla su patrón. 

López Obrador está disgustado por la pérdida de nueve alcaldías en el territorio que él conquistó con las tribus del PRD, claro que la estrategia ha sido la misma de siempre, culpar a los medios de comunicación, que, según él, iniciaron una campaña de desprestigio por la tragedia de la Línea 12 donde murieron 26 personas, para el Pejelagarto sus adversarios son hasta «hitlerianos» por esa razón, ni siquiera entiende que de ser así, los medios se la pasarían alabando al «führer», que resulta obvio en esta comparación quien lo representaría. 

Pero la decepción con Sheinbaum pasa por varias aristas, que la caída del Metro terminó por hacer más evidentes, sigue atada de pies y manos a expensas de las ordenes que recibe de Palacio Nacional y se ha convertido en una calca de lo que diga el presidente, aunque estos sean disparates como culpar a los periodistas de perder una elección, así se derrumba su rigor formado en la ciencia y la investigación que fue el atractivo de su designación, pero ella al igual que Hugo López-Gatell, han renunciado a su formación, ni siquiera para privilegiar a la política, sino para ser zalameros de su patrón. 

Como dice López Obrador «que con su pan se lo coman», Claudia tiene una carrera fuera de la política, estudió Física e Ingeniería Energética en la Universidad Nacional Autónoma de México, obtuvo un doctorado en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley e integró el Panel Intergubernamental de expertos sobre el Cambio Climático de la ONU, que incluso ganó el Nobel de la Paz en 2007, ese es el perfil de la científica, por ello se le debe exigir sentido común, ella tiene formación de esa que le molesta al caudillo tropical, sabe que no fueron los medios de comunicación, que la fuerza del presidente nunca fue moral si no de contagio, puede inferir dónde estuvieron los errores de construcción, hacia dónde señalan. 

Pero claro que sí quiere ser candidata a la máxima magistratura, Claudia sabe que el camino es la obediencia, el silencio y en mayor ser una copia de López, culpar, culpar y culpar al pasado y a los medios para desviar la atención, aunque sean ellos quienes toman las decisiones, protegieron a Florencia Serranía por intereses que no quedan claros, su frivolidad y lejanía con las víctimas tanto del Metro como del Rébsamen…. Pero mejor ahí la dejamos. 

Entre Palabras 

Se le cruzaron los cables a Gibrán Ramírez, dice que «Manuel Bartlett es un patriota». ¿Entonces en qué lugar tendrá a Salinas de Gortari que era el jefe? 

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *