Ningún desmentido, puros graznidos

El maestro debe ser simplemente un vaso comunicante 

y un medio de transporte 

que no enturbie la luz que trata de transmitir. 

Juan José Arreola 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. El ejercicio mediático de las mañaneras era una excelente idea, un ejercicio sin precedentes a nivel mundial donde un mandatario se enfrenta a las críticas, el asunto es que López Obrador descubrió el poder de los medios de comunicación del Estado, y ahora son utilizados para mentir, adoctrinar, enjuiciar y hasta para destruir a sus contrincantes, eso sí, cuando se le cuestiona por qué estigmatiza a los medios de comunicación esconden la mano. 

En las emisiones que tiene la sección «Quién es quién en las mentiras», no han logrado desmentir a nadie, solamente es hacer alharaca de las críticas que no les gustan, pero no han podido explicar los escándalos como de dónde provenían los recursos que recibieron los carnales del Pejelagarto. Es cierto, las redes sociales están plagadas de falsas noticias, sin embargo, en el caso del trabajo periodístico no pueden, ahí está Loret de Mola, Joaquín López-Dóriga, Raymundo Riva Palacio que le han contestado y que conste que no es defensa, usted califique su trabajo. 

El ridículo se hace cada miércoles con Ana Elizabeth García Vilchis, ella es la encargada de darnos luz para saber quién miente. Pero nadie en el mundo de los reporteros ha leído un trabajo de ella, una nota, una entrevista, su nombramiento fue por dedazo y no por perfil, eso es motivo de descalificación. Y ya que se tiene esa sección, bien se podría mantener, pero buscar en la academia quien podría desempeñar ese papel, que tenga autoridad y trayectoria en la defensa de las audiencias, que sea parejo, quizás se lleven una sorpresa con eso de que el presidente lleva más de 5 mil impresiones, medias verdades o mentiras. 

Pero el asunto es que de nuevo fueron puestos en su lugar, y no pueden decir que vino Jorge Ramos de EU, o descalificar porque hace años no vive aquí, en esta ocasión fue Julio Hernández López, el famoso «Astillero», periodista y activista lopezobradorista quien acudió a ejercer su derecho de réplica frente a quien dijo que mentía, en aras de la «honestidad valiente», García Vilchis tendría que ofrecer una disculpa y precisar sus dichos. Así como se hace en este oficio que no es infalible. 

Pero ya sabemos que el presidente y su 4T está más preocupado por justificar el fracaso, cómo lo va a recordar la historia que, por asumir y resolver los problemas, por eso les conviene tener su conferencia que solo les sirve a ellos y en una de esas les sale hasta contraproducente. Ya se los dijo la misma Carmen Aristegui, esa sección «es un despropósito», aunque nos seguiremos divirtiendo con Ana Elizabeth García Vilchis y sus pifias… pero mejor ahí la dejamos.   

Entre Palabras 

Los morenos dejan para después el juicio de desafuero en contra de Mauricio Toledo y Saúl Huerta. ¿No será encubrimiento? 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima. 

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *