Galileo Galilei en la Universidad Pedagógica Nacional

E pur si muove

Galileo Galilei

Por Efraín Moreno Arciniega

En términos judiciales esta frase se utiliza para expresar que, aunque se niegue la veracidad de un hecho, este es totalmente verídico.

Históricamente Galileo Galilei fue, junto con otros prestigiados clérigos, uno de los grandes defensores de la teoría heliocéntrica formulada por Copérnico en el mismo seno de la iglesia católica. Molesto por ello, la Santa Inquisición obliga a Galileo a no divulgar más dicha teoría por las cosas que la misma provocaba al contradecir con ello a lo establecido en la Biblia: la Tierra era, por voluntad divina, el centro del universo. Admonición que Galileo Galilei acepta para no tener problemas con el clero.

El movimiento científico impulsado por el Renacimiento, obliga a la Iglesia a considerar la Teoría Heliocéntrica de Copérnico, tan contraria a sus creencias, pero tratando siempre de que con la misma se hiciera una exégesis incuestionable de la Biblia.

En esta encomienda se metió Galileo Galilei en acuerdo con el Papa Urbano VIII, pero en su trabajo presentado contradijo totalmente la pretensión de la Iglesia: La tierra no era el centro del universo, sino el sol.

La Iglesia lo condenó por ello; aunque la condena de Galileo pudo ser aminorada por las grandes relaciones que tenía con altos prelados del Clero.

Aquí es cuando dicen que dijo su famosa frase: E pur si muove (Y sin embargo se mueve).

En términos judiciales esta frase se utiliza para expresar que, aunque se niegue la veracidad de un hecho, este es totalmente verídico.

He señalado con mucho respeto, en los espacios académicos y administrativos de la Unidad en Tepic de la Universidad Pedagógica Nacional, las irregularidades e inconsistencia que en la misma se están dando.

Enumerar las mismas en este espacio es improcedente.

Lo saben algunos de Ustedes.

Lo saben los que están involucrados en muchas de las inconsistencias que allí hoy se dan.

Lo saben quienes allí laboramos.

Lo saben todos los que han ingresado como docentes violando la ley.

Lo saben los estudiantes que se han prestado a actos académicos deshonestos.

Lo sabe la Autoridad, que ha sido omisa a lo mismo y en ocasiones hasta cómplice.

Los responsables de estas violaciones negarán la veracidad de los señalamientos; pero hoy quiero ser Galileo Galilei: E pur si muove.

En mi experiencia política sé, que la violación a la ley y los actos de corrupción en nuestra sociedad y en nuestras instituciones, no es fácil de enmendar; mucho menos que alguien sólo lo pueda resolver; esto sólo se corrige con el acuerdo de todos y la decisión de todos. Pero para ello ocupamos otro país.

Sabiendo de esto, siempre me he limitado a hacer únicamente lo que a mí refiere: No violo la ley, ni me involucro en actos de corrupción.

Qué es lo que debe hacerse en Nayarit para empezar las Instituciones Formadoras de Docentes en las que se encuentra la Unidad de la UPN de Tepic.

Primero, discutir y aprobar en el Congreso Local la Ley de Instituciones Formadoras de Docentes de Nayarit.

Al haber este vacío jurídico, desde la aprobación del ANMEB en 1994, la autoridad aplica a discreción la norma. De aquí deriva todos los abusos y la corrupción que hoy se da en la Universidad Pedagógica.

Sin ley, no hay autoridad; hay abuso del poder.

Sin ley, no hay Instituciones; hay desorden.

Segundo, discutir y aprobar un nuevo Modelo Educativo en cada una de las Instituciones Formadores de Docentes del Estado. Estas Instituciones, al tener la categoría del Nivel Superior, no pueden limitar su trabajo solo a la docencia; están obligadas a realizar investigación y difundir sus hallazgos.

Discutir la pertinencia y calidad de la oferta educativa de estas Instituciones es urgente.

Tercero, eliminar de inmediato todas las plazas docentes que no hayan sido otorgadas por examen de oposición; instituyendo para el caso, Las Comisiones Dictaminadoras respectivas para formalizar y legalizar el ingreso de nuevos profesores o al ascenso a nuevas categorías docentes de los Maestros que legalmente hoy están ya en servicio.

De los señalamientos que se han hecho sobre mi desempeño profesional, no mucho que agregar; todos sabemos cómo son estas cosas y quiénes somos cada uno de nosotros.

Ayer que fui el Tomás Moro consentido de Enrique VII fui halagado por muchos. Hoy que soy el Tomás Moro que le he negado el divorcio al mismo Rey, los mismos me denuestan.

Así son los vasallos.

Ni lo uno ni lo otro me ha afectado. Creo que en esto sí salí un buen alumno del Santo de los Políticos.

El Gobierno que ahora termina en Nayarit nada de esto quiso hacer. Lamentable.

El Nuevo Gobierno que llegará tendrá la palabra.

¡Un saludo para Todos con el aprecio de siempre!

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *