UAN

Educación emocional y manejo de emociones

>> En la UAN, se trabaja constantemente en temas que aporten a la formación integral de sus estudiantes, tal es el caso del proyecto que coordina Georgina Castillo Castañeda, docente investigadora.

Staff Revista Perfiles

El modelo académico de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), pretende propiciar el aprendizaje autogestivo, e igualmente la formación integral que constituya capacidades técnicas y profesionales con una sólida identidad universitaria y compromiso social; el Plan de Desarrollo Institucional en su visión al 2030, considera que la planeación y mejora continua son los mecanismos que optimizarán los recursos de la UAN y con ello, cumplir con su responsabilidad social.

En este sentido, en la Universidad se trabaja constantemente en temas que aporten a la formación integral de sus estudiantes, tal es el caso del proyecto “Educación emocional y manejo de emociones”, que coordina Georgina Castillo Castañeda, docente investigadora de la UAN; quien explicó, que principalmente buscan identificar cómo son las emociones en los estudiantes, y posteriormente ver cómo las manejan.

“Lo que pretendemos con esta investigación es identificar que tan importante son las emociones en el aula a la hora del aprendizaje, asumimos que el aprendizaje para que se facilite, es indispensable que haya emoción, motivación, así como un apoyo de emociones que están implicadas en el proceso; hemos enfocado el estudio a estudiantes del área de Sociales y Humanidades, y del área de la Salud, investigando con ellos cómo manejan sus emociones y cómo las utilizan en su vida diaria”, detalló Castillo Castañeda.  

Subrayó, que se encuentran en la etapa final del proyecto, con el cual tienen más de dos años trabajando; iniciaron un grupo de psicólogos y maestros de otras áreas elaborando un instrumento del manejo de emociones, lo validaron para estudiantes universitarios y de bachillerato, “prácticamente estamos en la recta final para implementar una intervención que precise el manejo de las emociones en nuestros estudiantes y ver si realmente hay cambio efectivo en su vida cotidiana y plena”, agregó Georgina Castillo.

Asimismo, puntualizó: “nuestro test identifica niveles de riesgo, entonces aquellas personas que tienen dificultad para expresar sus emociones, nombrarlas o controlarlas, son quienes tienen un riesgo mayor, en la primera publicación que hicimos asociábamos el manejo emocional con los promedios escolares, además no dejamos de lado, la comparación entre géneros, ya que afecta más a los hombres que a las mujeres”. 

Para concluir, Georgina Castillo dijo, que en la actualidad, con la reforma educativa del nivel básico, se inició a implementar la importancia de la educación socio-emocional; la Investigadora considera, que ellos como profesores de educación superior, ya tienen esas herramientas y pueden empezar a trabajarlas e intervenir desde el campo donde se encuentran.

Es importante mencionar, que en el destacado proyecto colaboran: Lucía Pérez Sánchez, Marcela Rabago de Ávila, Nydia kisai Becerra Altamirano y Annahí Medina Jiménez.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *