Pensamiento político XX

Por José Guadalupe Rocha Esparza

Cicerón, orador y jurista culto, fino y amable, además de político, filósofo y escritor, autor de las famosas arengas contra Catilina, así como de las encendidas filípicas contra Marco Antonio. Artífice “De Discursos”, “De Legisbus”, “De Oratore” y otras obras, plenas de claridad y de elocuencia. Último defensor de la República romana, asesinado a los 64 años.

Decía el Cónsul que nada hay más ruinoso para las ciudades, nada tan contrario al derecho o a las leyes, nada menos civil y más inhumano, que el usar de la violencia en una república ordenadamente constituida. Afirmaba que quien bien manda, necesario es que haya obedecido alguna vez, y el que obedece con modestia es digno de llegar a mandar algún día.

El militante del partido de las gentes honradas y augur habló de leyes inicuas las sancionadas por unos bandidos, cuyas disposiciones populares, perversas y funestas son como recetas que matan en vez de curar, expedidas por algunos médicos ignorantes y sin experiencia. Convencido estaba del fundamento natural del derecho: la virtud de amar al prójimo.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *