Temas para no olvidar…

Hay música en el suspiro de una caña; Hay música brotando de los surcos; 

Hay música en todas las cosas, si el hombre tenía las orejas; 

La tierra no es más que la música de las esferas. 

George Gordon Byron 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. La lista de suspirantes morenos es larga, ahí los ha ido formando uno a uno el mismo presidente de la República y los llama sus corcholatas, los nombra a contentillo menos al zacatecano, pero la realidad es que su corazón está ocupado por la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum y como segundón tiene a Marcelo Ebrard, el super secretario apagafuegos, lo mismo compró pipas, que salió en busca de medicamentos y vacunas, que capoteó a Trump y que López ningunea. 

Pero el trato a Marcelo Ebrard no es nuevo, este personaje creación del desaparecido Manuel Camacho Solís y formado en el PRI de Carlos Salinas ha permanecido cerca de Andrés Manuel, ahí estuvo cuando el Pejelagarto fue jefe de Gobierno y el linchamiento de dos policías federales en Tláhuac, obligó a Vicente Fox a retirarlo como jefe de la Policía capitalina. Meses después López lo rescató y lo mantuvo en su gabinete para impulsarlo como su sucesor en el Gobierno del DF. 

Cuando se dijeron víctimas de un fraude en 2006, desde la capital López Obrador lanzó su pantomima de gobierno legítimo, que no sirvió más que para rasurar los sueldos de los trabajadores y de legisladores para mantener la permanente campaña y sus recorridos por todo el país, a su lado siempre César Yáñez que ahora está relegado en una oficina y no le hacen ni caso luego de su suntuosa boda en Puebla. 

Para el proceso de selección del PRD del 2012, de nueva cuenta López le ganó la partida a Marcelo, el primero ganó la candidatura en una dudosa encuesta y a Ebrard no le quedó más que bajar la cabeza y aceptar los resultados. Luego de la elección en que Peña llegó a la presidencia, Marcelo salió de México y se fue a vivir a Francia mientras se enfriaba el escándalo de la Línea 12 que por cierto colapsó en este año, en esos entonces hubo ruptura con Miguel Ángel Mancera, Ebrard se sintió traicionado y abandonado. 

Antes de su regreso a México anduvo por EU haciendo campaña, pero fue hacia el final del gobierno peñista que se sumió en escándalos como los de Odebrecht, «la casa blanca», la de Malinalco, los Duarte, que eclipsaron el panorama y lo volvieron seguro para Ebrard, así regresó al lado de su mentor adoptivo López Obrador. 

Hace algunos años en un desayunador de avenida Juárez, almorzaban en la mesa más retirada López Obrador y Marcelo Ebrard, el primero asentaba con la cabeza y manoteaba mientras el otro parecía ser regañado, si no era una reprimenda como se parecía. Hace tres meses en Toluca, Marcelo realizó una comida para lanzar su candidatura y parece que no le gustó para nada al tabasqueño que seguramente lo volvió a regañar. 

Es cierto, de todos los de gabinetazo del caudillo Marcelo se cuece aparte, tiene tablas, es institucional y le ha mostrado su lealtad al presidente, ya dijo que si quiere ser candidato en el 2024 y si López ya tiene favorita, aunque lo niegue, va a tener que romper con el inquilino de Palacio Nacional o aguantar el trato que le dé… pero mejor ahí la dejamos. 

Entre Palabras 

Minimizando no se resuelve el conflicto en Dos Bocas que ya quedó manchada. 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima. 

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *