Ilegal que empresas exijan certificado de vacunación Covid-19 a trabajadores

Por Sergio Mejía Cano

En la conferencia matutina de ayer martes 19, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) enfatizó una vez más que es necesario vacunarse, y que se espera que ya para el día último de este mes de octubre de 2021, se hayan vacunado a todos los habitantes del país. Dijo también que ya está demostrado que no hay secuelas graves posteriores a las vacunas, por lo que insistió a que se vacunen todos los mexicanos.

Una reportera de nombre Liliana Noble, del medio “Pulso Saludable”, preguntó entre otras cosas sobre la vacuna contra la influenza, y cuestionó por qué algunas empresas están exigiendo a sus trabajadores el certificado que compruebe que ya se vacunaron en contra del covid-19; y que precisamente el programa para sacar el formato de dicho certificado sale incompleto. A ambas preguntas respondió el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, doctor Hugo López-Gatell, y respecto al hecho de que por el momento el certificado esté saliendo incompleto, dijo que existe un rezago debido a la cantidad de solicitudes de este certificado de vacunación; pero que ya se está actualizando. Y en cuanto a que algunas empresas estén llevando a cabo esa exigencia, López-Gatell señaló contundentemente que esta acción es ilegal, que no debería de ser, porque en la legislatura mexicana no se contempla que se deba exigir algún comprobante de vacunación para poder trabajar o regresar al trabajo en forma presencial y, que quienes estén siendo presionados de esta manera, deberán de presentar la denuncia ante las autoridades correspondientes, sobre todo ante las de la defensa del trabajador.

Con dicha respuesta de López-Gatell, se ve claramente que el doctor no está al tanto de la realidad del país en que aún son los patrones quienes tienen la sartén por el mango, porque en caso de que algún trabajador llegara a inconformarse ante las autoridades del trabajo, sería tanto como cerrarse las puertas laborales por sí mismo, debido a las represalias al incomodar y exhibir a sus empleadores.

Sin embargo, lo que sí es un hecho es que, con esta actitud el Sector Patronal está violando flagrantemente la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así aleguen que se reservan el derecho de escoger a su personal, de poderles dar trabajo a los que quieran; pero violan nuestra Carta Magna, precisamente porque a nadie se le puede negar el derecho al trabajo siempre y cuando sea lícito, porque así lo establece el artículo 5° constitucional; y si bien el mismo artículo cita cuáles podrían ser los impedimentos, estos tendrían que ser por determinación judicial, así que, como no existe una jurisdicción que obligue a que la gente tenga que estar vacunada, lo ilícito lo están llevando a cabo los empleadores que niegan el trabajo a quienes no presenten un certificado de vacunación.

Tal vez algunos empresarios aleguen que es por prevención, por protección hacia los demás trabajadores el exigir que todos sus empleados demuestren que ya se vacunaron; pero como no existe una legislación al respecto, más que el hecho de no negarle el trabajo a nadie, pues de ahí que López-Gatell afirme que eso que están pidiendo los patrones a sus trabajadores sea ilegal y que, a los trabajadores que les suceda esto, denuncien y demanden ante las autoridades correspondientes.

Esta medida patronal, hizo recordar cuando en el Bello Puerto de Mazatlán, Sinaloa se prohibió la entrada a varios lugares a las personas que no demostraran haberse vacunado contra el coronavirus; centros comerciales, tiendas de conveniencia, restaurantes y otros negocios cerraron sus puertas a personas que no demostraran haber sido vacunadas, por lo que se generó un sentido y legítimo malestar entre los mazatlecos y hasta turistas, por lo que se tuvo que flexibilizar esta medida prohibiéndoles la entrada únicamente a los habitantes del puerto dejando libres a los turistas y, al parecer ya todo sea historia; aunque quién sabe, porque en su momento más álgido, hasta en las dependencias de gobierno municipal también se prohibió la entrada a quienes no estuvieran vacunados.

En Tepic, Nayarit, me encuentro a un compañero ferroviario quien ya está pensionado, y le pregunto si no ha ido a Mazatlán, y me responde que sí, que hacía más o menos dos meses que había ido a pagar el agua de su casa que tiene allá, pero que fue nada más de entrada por salida, pero mejor se devolvió porque no lo dejaban entrar a ningún lado ni siquiera a pagar el agua, y eso que ya tiene la doble vacuna.

Sea pues. Vale.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *