Tras advertencia no hay engaño: El problema del SIAPA

Por Sergio Mejía Cano

De nuevo en la palestra mediática los problemas financieros por los que atraviesa el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA), lo que se podría considerar como el cuento de nunca a acabar o tal vez la historia sin fin; quizás, porque posiblemente no se ha llevado a cabo un estudio profundo del porqué ahora el SIAPA está en la situación en que está.

¿Por qué no se hace un estudio serio y analítico para ver desde dónde comenzó esta crisis que ha estado arrastrando desde hace años este sistema? Porque queda claro que el SIAPA no nació ni se creó ya con una deuda económica encima, sino que tiene que existir un punto de partida en donde se comenzó a descomponer y la carga de la deuda creció y creció de tal magnitud que, a por lo menos a las últimas cinco o seis administraciones municipales. En un estudio a fondo y a conciencia, se podría descubrir la punta de la madeja de dónde comenzó esta deuda creciente que, en vez de disminuir en cuanto se descubrió en sus inicios, ha crecido prácticamente de forma inconmensurable.

Se entiende que tras advertencia no hay engaño, y que este problema del SIAPA sería uno de los principales conflictos a los que enfrentaría la neo presidente municipal de Tepic, ya que uno de los principales reclamos de la ciudadanía tepiqueña un día sí y otro también, ha sido prácticamente desde hace muchos años la falta de agua; un problema que no pudieron o no quisieron resolver a fondo las anteriores administraciones dejando esta papa caliente a las próximas administraciones, a la mejor bajo el dicho tan común de ahí te ves y a ver cómo te las arreglas.

Y como siempre la falta de agua en la ciudad ha sido un tema que ha estado presente en la mayoría de los tepiqueños, algunas administraciones han recurrido, como la actual también, al amago de los cortes de agua a los morosos; sin embargo, si se han llevado a cabo estos cortes, lo más probable es que se llegara a aplicar en las colonias de la periferia, entre las clases más necesitadas y de más escasos recursos; por lo que desde siempre también, entre la ciudadanía salta la pregunta de por qué no se actúa en contra de las familias más pudientes de Tepic, entre los que se creen intocables o que se sienten influyentes. Y esto, porque cuando salta este problema mediáticamente, mucha gente comienza a señalar las colonias ricas a las que curiosamente jamás les falta el agua y menos para sus albercas o chapoteaderos, para regar sus enormes jardines en cuya extensión podrían caber hasta cuatro o cinco casas como las que habitan la mayoría de las personas en las colonias pobres o casas del Infonavit; jardines a los que nunca o casi nunca les falta su riego cotidiano, mientras muchas familias de la periferia no tienen ni una gota para lavarse las manos o agua para lo más indispensable.

La exposición de la presidente municipal de Tepic que ha corrido en los medios informativos últimamente respecto al asunto del SIAPA, desde luego que es viable, sobre todo eso de reducir los salarios de primer y segundo nivel del personal administrativo del Municipio y, eso de los cortes parciales, ojalá y no estén dirigidos como siempre pasa, nada más a las colonias de la periferia en donde habitan infinidad de tepiqueños que viven prácticamente al día o con mayores necesidades económicas que, precisamente tal vez por esto, dejan de pagar la cuota del agua, sino que se enfoquen hacia esas colonias ricas, pues se ha documentado que mucha de la gente pudiente es la que más adeuda al SIAPA; esto se ha dicho y documentado, por lo que  no es que conste en lo absoluto; pero como se dice que cuando el río suena es que agua lleva y, si se ha documentado que mucha gente pudiente e influyente por estar o haber estado en el servicio público o por ser compadre, amigo, allegado o ser familiar de alguno de estos personajes de la política o del empresariado nayarita, piensan o creen que ellos no están obligados a pagar ni una gota de agua, siendo que probablemente son los que más agua gastan diariamente.

Afortunadamente, en el poco tiempo que lleva esta administración municipal, no se ha informado de pozos que hayan sido víctimas del vandalismo, algo que se dijo o se dio constantemente como pretexto por la falta de agua, esto de acuerdo a lo que informaban las anteriores autoridades municipales. Por lo que no sería muy descabellado que se pusiera una guardia permanente en todos y cada uno de estos pozos que abastecen de agua potable a la capital nayarita.

Sea pues. Vale.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *