Seguir el mismo camino…

Nuestras palabras sólo expresan hechos, 

del mismo modo que una taza de té sólo 

podrá contener el volumen de agua propio 

de una taza de té por más que se vierta un litro en ella. 

Ludwig Wittgenstein 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. Ya está desatada la carrera por sustituir a López Obrador en el cargo de presidente, así lo hizo él hace algunas semanas y con ese discurso quisiera que pasara el tiempo para entregar la presidencia a alguno de sus incondicionales como lo hizo en el pasado cuando fue jefe de Gobierno del DF que le heredó el cargo a Marcelo Ebrard, luego Miguel Ángel Mancera y ahora Claudia Sheinbaum, es decir seguir moviendo los hilos desde el anonimato y obtener recursos para sus objetivos políticos, nadie puede negar que así se mueve desde el 2006. 

La corcholata predilecta del tabasqueño sigue siendo Claudia Sheinbaum, a quien su grupo de asesores de imagen ya le dijeron que tiene que ser una calca de su patrón, hablar lo más parecido y secundar todo, absolutamente todo lo que salga de la boca del inquilino de Palacio Nacional aunque sean metidas de pata y vaya en contra de lo que es la misma jefa de Gobierno, así se ha presentado en las conferencias y hasta derrama soberbia cuando es cuestionada por los compañeros de la prensa que cubren sus actividades. 

En este espacio lo he dicho, la doctora como le dicen, no es ni la sombra de Andrés Manuel López Obrador, ni en imagen porque es acartonada, ni en arrastre con la gente porque no podría movilizar por ella a dos millones de personas, seamos claros y sí ella ganó la ciudad fue por el factor López del 2018, la corrupción de Mancera y los operadores de antaño habían sido del PRD, pero la cosa se va a poner difícil para el 2024 en la capital. 

Por ejemplo, pegarle a la UNAM como lo hizo el presidente es darle un raspón a varios de los que hoy son sus cercanos, algunos estuvieron inmersos en los conflictos de la institución y fueron liderazgos en el CEU como la misma jefa de Gobierno, es aceptar que la izquierda o las corrientes que le gustan al presidente fracasaron y cuando Sheinbaum lo secunda es asumir su fracaso y el de sus compañeros. 

Pero el asunto se profundiza con Claudia, pues ella ha vivido como investigadora, tiene una plaza en la universidad y recibía recursos unos meses antes de asumir el cargo, de hecho, tiene una licencia, que de no concretar sus aspiraciones de seguro la veremos cruzar los pasillos de CU. Algo similar ocurre con su aprobación a la persecución de investigadores del Conacyt que se lanzó desde la mañanera y las actitudes del fiscal Alejandro Gertz Manero a quien insertaron a fuerza como Investigador Nivel II. 

Insisto en que esta política es una mala copia, como estarán de preocupados que en eso de las investigaciones por la desgracia de la Línea 12 del Metro quieren cerrar el caso para que no le haga sombra, que no le recuerden las 26 vidas pérdidas ni los 179 heridos. También quieren silencio en aquello del derrumbe del Rébsamen y sus 26 víctimas, como dicen quizá no tenga una responsabilidad directa, pero la responsabilidad política sí, ella era la jefa Delegacional y es la jefa de Gobierno. 

Sí realmente quiere ser una buena política y opción para gobernar este país, en algún momento debe romper con López Obrador, dejar de secundar tonterías y asumir que ella no es y no será el Pejelagarto… Pero mejor ahí la dejamos. 

Entre Palabras 

MISERABLE es el calificativo bien ganado para la legisladora Patricia Armendáriz quien pide evidencia del desabasto de medicamentos. ¿No le son suficientes mil 600 niños fallecidos por cáncer al no tener sus tratamientos? ¿No que primero los que menos tienen? 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *