Error de López, igual que Calderón y Peña

Es mejor mirar hacia el cielo 

que vivir en él. 

Truman Capote 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. Lo peor que nos puede pasar es acostumbrarnos a que el país este revuelto, a la violencia, a la miseria, a los malos gobiernos, y que conste que no hemos tenido uno solo que se salve, tanto panistas como priistas se han quedado muy cortos en lo que necesita México, pero los de la 4T han dejado que se les hunda el barco, no terminaron con la corrupción, hay más pobres y los muertos se cuentan por miles. 

Uno de los errores más grandes que se han cometido fue sacar al Ejército a las calles para que hicieran las tareas que no puede hacer la policía, eso sucedió en el lejano 2007 cuando Felipe Calderón declaró la guerra al narcotráfico que había crecido indiscriminadamente. Con Peña Nieto la cosa no cambió, hay territorios perdidos desde entonces la violencia se recrudeció, ese sexenio estuvo marcado por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y varios de los que hoy justifican las acciones de la 4T, en esos entonces condenaban a las Fuerzas Armadas y denunciaban sus excesos. 

Aunque no les guste a los morenos las evidencias están ahí, el Pejelagarto se pasó pregonando por lo menos 10 años que iba a regresar al Ejército a los cuarteles, simplemente no sucedió, por el contrario, les otorgó más recursos, los volvió empresarios de la construcción y van a administrar el Aeropuerto Felipe Ángeles, puso a canciller Marcelo Ebrard y al fiscal Alejandro Gertz Manero a defender a capa y espada al general Salvador Cienfuegos ante Estados Unidos y aquí se le exoneró de cualquier acusación, ahora se sabe que fueron las cúpulas militares quienes presionaron a su comandante supremo. Con esas acciones no se puede más que pensar en el pacto de impunidad entre Peña y López, disculpe usted lo mal pensado. 

Aquí lo he dicho, lo perverso que resultaría dominar a los órganos autónomos y los otros poderes, que lo están intentando, pero principalmente al INE para tener control sobre el árbitro de la contienda electoral, luego a los tribunales donde se dirimen las controversias y, para terminar, tener de incondicional al Ejército que debería cumplir el mandato constitucional que le da origen que es la defensa del territorio y soberanía nacional además de garantizar la seguridad interior e instrumentar planes en caso de desastres. 

Las cúpulas castrenses le van ganando terreno de a poco a López Obrador, al que los ha empoderado y puesto en un lugar que nunca habían tenido, pero eso puede resultar hasta peligroso para el jefe del Ejecutivo y la democracia que tenemos. No es poca cosa la declaración del general Luis Crescencio Sandoval en el que hace suyo el proyecto político de la 4T y pide unidad a la ciudadanía. 

No es menor que una de las iniciativas que van a presentar en los próximos meses será que la Guardia Nacional pase a formar parte de la Defensa Nacional, cuando dijo López Obrador que no militarizaría al país, de nuevo benditas redes sociales, ahí están las fotografías de varios zalameros de hijo de Macuspana pidiendo «No a la militarización». 

Ya ha habido reacciones internacionales sobre este asunto como la de la organización «Human Rights Watch» que condenó que el secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, diera respaldo al partido gobernante, pues siempre que los militares participan en política peligra la democracia. 

Si quieren hacer vida partidista, deberían dejar la castrense, una y la otra son incompatibles, cuidado porque el tapado podría estar ahí… pero mejor ahí la dejamos. 

Entre Palabras 

¿Cuánto costo el publirreportaje en el que aparece Claudia Sheinbaum en El País? 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima. 

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *