Apertrechado en Palacio

Quien sea incapaz de hablar claro 

debe callar hasta poder hacerlo. 

Karl Popper 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Las manifestaciones en la calle se agudizaron hacia el sexenio de Vicente Fox Quesada por la creciente ola de inseguridad que vivía el país, eso le pegó al que era jefe de Gobierno del DF, Andrés Manuel López Obrador que fiel a su estilo descalificó la marcha en la que miles vestidos de blanco recorrieron del Ángel de la Independencia al Zócalo de la Ciudad de México, dijo que se trataba de la derecha para descarrilar su gobierno, nada nuevo en el panorama de principios del siglo XXI. 

Luego con el supuesto fraude electoral de Felipe Calderón en el 2006, López se encargó de dividir a la sociedad entre espurios y legítimos, movilizó a miles de personas en cada uno de sus mítines con la esperanza de que se hiciera un recuento total a lo que los panistas por supuesto no accedieron porque la Ley era así. La tarde del 30 de julio del 2006 el tabasqueño decidió permanecer en plantón indefinido desde la fuente de Petróleos en Periférico, Paseo de la Reforma, Avenida Juárez, Madero y la Plaza de la Constitución. Fue un error que duró 47 días, comercios quebraron, la antipatía contra el Pejelagarto subió, pero logró que Felipe Calderón nunca pudiera pisar libremente las calles. 

El segundo presidente panista no hacia actos espontáneos y no rompía los protocolos como si lo hizo Fox con la ilusión que generó, Calderón siempre estaba bien custodiado y en la ceremonia del Grito de Independencia le ponían grabación de aplausos y ¡vivas!, pero el respetable gritaba ¡asesino, asesino! Se escuchaban pitos y mentadas de madre. Como fue terminando su sexenio los reclamos fueron aumentando, varias veces lo interpelaron igual que a Margarita Zavala que cargaba ya con el estigma de la guardería ABC, también la interpelaron madres de desaparecidos, Felipe Calderón nunca logró ser un presidente cercano a la gente. 

La presidencia de Enrique Peña Nieto siempre estuvo marcada por la construcción de las televisoras, le crearon un cuento de hadas y hasta princesa del Canal de las Estrellas le pusieron, la gente compró la idea por la guapura del personaje, una boda de ensueño y la llegada a la presidencia con millones de pesos gastados en la compra de conciencias. Lo mismo, Andrés Manuel lo relegó a Los Pinos de donde pocas veces salía, quizás ni le interesaba el contacto con los ciudadanos y así se gestó el sexenio con más corrupción, con más desvíos de recursos que terminó por abrir la puerta al populismo más añejo, el regreso a las formas del viejo PRI representado en la persona de López Obrador. 

En los tres escenarios anteriores aparece el Pejelagarto y ahora, en el ocaso de su mandato las cosas no serán diferentes, todos los actos de López son en un clima controlado, con gente bien filtrada. Ironías de la vida política nacional en aquello de que el pueblo bueno cuida al inquilino de Palacio Nacional, apenas el domingo pasado un concierto logró congregar a 280 mil espectadores y todo era felicidad sobre todo para la “corcholata” favorita que organizó, Claudia Sheinbaum, inmediatamente después tuvieron que amurallar al Palacio Nacional porque se cumplieron ocho años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y López como los demás no le gusta escuchar y ya vive apertrechado. 

Uno de los compromisos de López Obrador durante su campaña fue el resolver el asunto de los 43 normalistas desaparecidos, pero después de 4 años de gobierno no hay un solución e incluso colectivo de padres y madres de los estudiantes condenaron la actitud del presidente y le recordaron que fue su promesa investigar y procesar a todos los responsables de este crimen de lesa humanidad que sigue impune, entre ellos los militares que se demostró su participación activa en la masacre.  

El presidente les teme a las movilizaciones en las calles porque sabe que terminan por derrumbar a los gobiernos, aquí se lo dije, qué lejos quedaron esos tiempos cuando el presidente López sorprendía a quienes pasaban por la calle de Corregidora, saludaba y se tomaba selfis. Insisto en que López fue un gran líder en las calles, de aquello no queda nada solo uno igual a Vicente, a Felipe y a Enrique… Pero mejor ahí la dejamos. 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.  

Hasta la próxima.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *