CUARTA TRANSFORMACIÓN Y PODER POPULAR

Por Maestro Florentino Moreno Beltrán

Vivimos en el país una etapa de cambios que pueden llevarnos a un proceso revolucionario, es decir, a la realización de cambios profundos y radicales en la sociedad. La posibilidad existe, las condiciones políticas y la coyuntura nacional e internacional son propicias para ello.

Entre estas podemos señalar, la efervescente ola de lucha popular antineoliberal en América Latina y otros lugares del mundo, que todavía tiene condiciones para extenderse en el espacio y el tiempo ante el desastre neoliberal. La modificación de la correlación de fuerzas a nivel mundial, con el debilitamiento del poder norteamericano y el surgimiento de una nueva condición multipolar con China y Rusia principalmente. El debilitamiento del bloque europeo con el Brexit y otras medidas, un relativo alejamiento de los Estados Unidos y acercamiento a China y Rusia. La incertidumbre económica neoliberal. El elevado respaldo popular al gobierno de López Obrador, que se convierte paulatinamente en la decisión de no volver a los gobiernos neoliberales. El profundo desgaste y agotamiento del prianprd y demás fuerzas políticas, mediáticas y personeros de la oligarquía. El coraje y la indignación crecientes ante la serie de robos, corrupción, narcotráfico, saqueo y crímenes que siguen apareciendo conforme se escarba en los gobiernos neoliberales.

Sin embargo, a pesar de estas condiciones, favorables en muchos sentidos, hay elementos que complican la posibilidad de concretar estos cambios:

1.- El rol asignado a nuestro país en el concierto del capitalismo mundial como nación dependiente, proveedora de materia prima, mano de obra para las maquiladoras y mercado para sus productos e inversiones, la enorme dependencia del imperialismo norteamericano y el capital financiero trasnacional, la entrega de nuestra economía y recursos a las grandes empresas.

2.- Las condiciones en que se obtuvo el triunfo político/electoral, mediante la constitución de un bloque de fuerzas muy disímbolas y una serie de acuerdos establecidos con una parte de la oligarquía y sus fuerzas políticas y sociales reflejados en la conformación de un gobierno federal bastante heterogéneo, tanto en el ejecutivo y legislativo.

3.- La prácticamente inexistencia de Morena como partido político disciplinado, organizado, con estructura, militancia y cuadros políticos y el control del mismo por una cúpula alejada de las luchas populares.

4.- La carencia de una fuerza de izquierda organizada nacionalmente, estable, con proyecto y propuesta clara, con definiciones políticas precisas, con influencia significativa en el seno del gobierno, del bloque electoral y del pueblo.

5.- El uso privilegiado de los mecanismos e instrumentos creados por el capitalismo neoliberal en el aspecto económico, político y de administración pública para el ejercicio del gobierno y la implementación de las políticas públicas de la Cuarta Transformación.

6.- La exagerada confianza en esa institucionalidad, en los poderes fácticos, en algunos personajes y sectores de la oligarquía, en la democracia procedimental, representativa, electoral, que la experiencia de los gobiernos progresistas de América Latina nos señala sus limitaciones y riesgos, si de realizar la cuarta transformación histórica de la patria se trata, es decir, de una nueva revolución.

7.- La escasa tradición de participación política y social de forma organizada y cotidiana de parte del pueblo.

Todo lo cual dificulta el concretar y acelerar cambios urgentes; vencer la resistencia y el sabotaje de la derecha; dar una respuesta inmediata, organizada y contundente a cualquier intento de golpe de estado de la derecha neoliberal.       

En estas circunstancias consideramos que la Cuarta Transformación del país no podrá realizarse solo desde la institucionalidad existente heredada del neoliberalismo, porque fue construida para fines del despojo, del saqueo, las privatizaciones, el empobrecimiento, la antidemocracia. Fue construida para implementar y conservar el proyecto neoliberal, no para otros fines. 

La revolución de la sociedad no podrá realizarse solo asumiendo el poder ejecutivo y la mayoría del legislativo porque hay otros muchos poderes que no se controlan desde estos dos espacios como el mediático, el económico, el cultural, el político e incluso hay instrumentos sujetos al ejecutivo que tienen autonomía de maniobra y la capacidad de descarrilar al gobierno, como las fuerzas armadas. Visto esta en América Latina.

Alcanzar el poder ejecutivo y legislativo ayuda en el proceso de cambio, por eso la lucha por obtenerlos, pues desde ahí se puede forzar al aparato capitalista neoliberal a funcionar en un sentido diferente, con algunos cambios y otro personal, pero tiene sus límites, es absolutamente insuficiente para la transformación de la sociedad y es muy temerario confiar únicamente en que desde esos espacios se pueda realizar el cambio.

Para ello se requiere organizar la participación directa y cotidiana del pueblo y a través de esta la construcción de una nueva institucionalidad desde abajo, es decir, la construcción de nuevos instrumentos, nuevas fuerzas, nuevas formas de organización, nuevas formas de poder y de ejercerlo en todos los terrenos: Económico, educativo, financiero, comercial, mediático, jurídico, seguridad, cultural, etc., que vayan paulatinamente sustituyendo a los viejos poderes neoliberales, hasta que los nuevos poderes sean lo suficientemente fuertes para convertirse en la nueva institucionalidad del país.  

La derecha luchará denodadamente y de todas las formas para conservar o recuperar su poder, no se rendirá fácilmente. Sabotearán al nuevo gobierno en un área o en otra o en varias; se mimetizarán para infiltrarlo; utilizarán la violencia para generar miedo; difundirán rumores, mentiras, difamaciones; etc. Y no esperarán mucho tiempo para recuperar lo perdido porque saben que entre más tiempo pase y se consolide el poder del pueblo, menos posibilidades tendrán de recuperarlo.

Debemos derrotar completamente a la derecha neoliberal y abrir camino al nuevo proyecto de nación, a la construcción del Poder Popular, del cual además ya existen muchos gérmenes en el territorio nacional como las economías solidarias y cooperativistas; los sistemas de ahorro popular y las monedas alternativas; las Escuelas Integrales y el Programa Nacional Alternativo de Educación y Cultura; las Policías Comunitarias y sus Sistemas de Justicia; los Municipios Autónomos; etc. Tenemos un camino andado con bastantes y diversas experiencias.

Consolidemos, desarrollemos y profundicemos estos procesos de reconstrucción de la patria desde abajo, para enrumbar con perspectiva popular la Cuarta Transformación, pues requiere construir sus propios instrumentos, herramientas y mecanismos; su propia institucionalidad. Abandonar la dependencia económica, el extractivismo y desarrollismo, los megaproyectos trasnacionales, el asistencialismo. Construir un plan para recuperar la independencia y soberanía popular, un proyecto de desarrollo nacional democrático e integral, recuperar el medio ambiente y los ecosistemas, ampliar los derechos sociales, el reparto equitativo de la riqueza social y la democracia popular.

De esa manera caminaremos por dos vías la Cuarta transformación: La “vía de arriba”, que es el ejercicio del gobierno, que paulatinamente se verá transformado y la “vía de abajo”, que es el poder popular, sostén del proceso de transformación para transitar hacia la superación del capitalismo neoliberal.

2 pensamientos sobre “CUARTA TRANSFORMACIÓN Y PODER POPULAR

  1. El contenido del presente artículo, me parece muy interesante por el análisis que se hace del riesgo que corre la 4T.
    Deja ver de manera clara los argumentos que debilitan un verdadero cambio desde las estructuras de gobierno, de la institucionalidad.
    Es sumamente importante avanzar en la construcción del cuarto poder, el poder popular.
    Es alentador como clarifica el artículo, de la posibilidad de avanzar en un cambio de régimen, si se aprovechan los gérmenes que ya están sembrados .

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest