LA NOSTALGIA Y EL ROMANTICISMO EN LA TERCERA EDAD

Por Sergio Mejía Cano

Desde siempre se ha oído decir la frase de que “todo tiempo pasado fue mejor”; sin embargo, algunos analistas aducen que es por nostalgia y romanticismo de la mayoría de las personas cuando llegan a la juventud de la tercera edad y aun hasta desde antes, según las circunstancias de cada quien porque todo va de acuerdo al tiempo que se está viviendo.

Lo que sí es un hecho ineludible es que en cuestión laboral sí que antes fue mejor que ahora en muchos aspectos, porque hubo épocas en que con tan solo decir que se quería trabajar y en muchos casos la gente tenía trabajo y por lo regular para toda la vida o hasta que quisiera la gente, así que se entiende que para muchas de las personas nacidas hasta principio de los años 60 del siglo pasado hubo trabajo de planta en la misma empresa hasta que fueron jubiladas.

No así en estos tiempos modernos en que la tecnología ha desplazado a infinidad de trabajadores y más porque hay máquinas capaces de hacer el trabajo conjunto de 15 o más personas, incluso en las oficinas en donde con una computadora se hace lo que antes hacían varios trabajadores.

Y desde luego que hoy en día para las nuevas generaciones no pinta nada bien su futuro, y no nada más porque se impidieron las graduaciones, no, sino que a egresados de equis profesiones del año anterior y desde antes, que apenas estaban viendo la posibilidad de acomodarse más o menos en algún trabajo, y si no muy remunerativo que digamos, al menos con la seguridad de tener un trabajo aunque no fuera de acuerdo a su profesión, ahora se les ha cerrado el mundo laboral por las medidas adoptadas de que se tuvieron que cerrar infinidad de negocios considerados como no esenciales; aunque está comprobado que todos los negocios y trabajos son en cierta medida esenciales para quienes los llevan a cabo. Así que si algunos nuevos profesionistas veían la posibilidad de comenzar su vida productiva en alguna forma, todo se fue a pique, así que ahora a esperar a ver en dónde y a qué horas se vuelve a abrir el ámbito laboral para en su caso, volver a empezar a hacer solicitudes de empleo y chocar con las exigencias de siempre de que la mayoría de los empleadores quieren gente con experiencia; pero entre las nuevas generaciones de egresados, ¿qué o cuál experiencia laborar podrían tener aparte de contar nada más con la teoría escolar?

Y en esto de que se lleguen a acomodar los muchachos que pudieron haber salido su carrera con un cúmulo de ilusiones y esperanzas, pues va para largo debido a que muchas de las empresas y negocios prácticamente podrían estar en la quiebra, si bien no absoluta si con falta de liquidez para echar a andar de nuevo su empresa o negocio, y ni modo que puedan ofrecer salarios altos a los trabajadores que requieran de cierto nivel académico, porque posiblemente a un empresario lo están ahora ahogando las deudas generadas por tanto tiempo de inactividad. Así que se vienen por desgracia, tiempos muy inseguros y poco halagüeños no nada más para los nuevos profesionistas, sino para casi todo mundo en edad productiva y activa, ya que posiblemente se les vaya a hacer muy difícil encontrar trabajo porque tendrá que pasar un buen tiempo considerable para quela industria y el comercio vuelvan a agarrar vuelo otra vez y establecerse quizás en una nueva modalidad, porque según los expertos, ya nada volverá a ser como antes. Y he aquí otro mal asunto para las nuevas generaciones, pues el empresario o empleador que lo pueda hacer, tendrá que echar mano de la tecnología para sustituir a los empleados que por la sana distancia ya no podrá tener en sus mismos puestos, porque se considera por ejemplo que ya no podrán estar igual de juntos los trabajadores como antes hombro con hombro o frente a frente, sino que tendrán que estar separados entre sí; aunque también se dice que esto será temporal; sin embargo, ya se sabe que hay mentes cuadradas y obtusas que querrán alargar la situación aunque ya no exista nada de nada en cuanto a virus se refiere, porque un hecho muy palpable es que en sí, la humanidad no va a desaparecer por más restricciones arbitrarias, dictatoriales e incongruentes que se dicten dizque con el cuento de seguir evitando contagios si no se guarda la sana distancia.

Igual, se dice que los restaurantes tendrán que alejar las mesas de los comensales, por lo que posiblemente los restaurantes y bares tendrán que trabajar a la mitad de la capacidad con la que trabajaban anteriormente de que sucediera esta contingencia.

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest