COLETAZO A NAYARIT CON EL AFFAIRE CHIHUAHUENSE

Por Sergio Mejía Cano

En cuanto se dio a conocer la noticia de la captura en Miami del exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, de inmediato se vino a la mente que dicha captura podría ser un efecto de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a Washington, D.C., en lo que coincidimos varios camaradas, conocidos y amigos virtuales en las redes sociales que, comenzamos a enviar y recibir mensajes en la misma tónica: un regalo de Donald Trump.

Lo malo de esto en caso de que algo tenga que ver al gobierno gringo, aunque ya tenía más de tres años con orden de captura el señor Duarte Jáquez, es que existe la posibilidad de que a puerta cerrada AMLO haya cedido o concedido algo que será difícil que los mexicanos nos lleguemos a enterar en el corto plazo; aunque podría no ser por lo que canta a cada rato el presidente mexicano respecto a la soberanía del país y porque sabe y está consciente que hoy en día es muy difícil, no imposible, que se llegue a saber todo lo referente a su entrevista a puerta cerrada lo que ahí se dijo, se trató y se acordó. Sin embargo, se entiende que no por nada el mismo Donald Trump en su mensaje conjunto con AMLO, dijo que habían sido electos para combatir la corrupción, en lo que ha puesto mucho empeño y palabras el mismo AMLO, desde todo el tiempo que añoró la Presidencia de la República, pues cada vez que le preguntaban cuál sería su prioridad en caso de alcanzar La Grande, su respuesta siempre fue y ha sido la misma: atacar la corrupción.

Pero como sea, la captura del exgobernador chihuahuense ha despertado el optimismo del gobierno del estado norteño, así como de la mayoría de sus habitantes, y desde luego que en otras partes del país, así como entre algunos funcionarios y miembros del Gabinete presidencial, porque se podría estar derrumbando una pequeña parte de la impunidad que sentó sus reales en nuestra depauperada Nación; aunado esto a la próxima extradición de España del exdirector de Pemex en la pasada administración, Emilio Lozoya Austin que, según se dice, viene dispuesto a cantar y cantar con tal de que no le apliquen la pena que merece por todo lo que supuestamente hizo en contra de los bienes nacionales. Y desde luego, el interés que persiste por lo que declare Genaro García Luna, respecto al caso de “rápido y furioso”, en donde se dice, el expresidente Felipe Calderón Hinojosa está hundido hasta las orejas.

Pero volviendo al señor César Duarte, su captura podría traer un coletazo que golpee a alguien en Nayarit, pues de acuerdo a lo documentado respecto a la pasada administración estatal, se dijo que alguna relación habría con un ganado adquirido allende la Mar Océano Atlántico, en donde en dicha compra estaban involucrados en cierta forma, si no directamente el ahora exgobernador Roberto Sandoval Castañeda, si alguno de sus familiares más cercanos, y precisamente el ahora también exgobernador detenido en el vecino país del norte. Así que existe la posibilidad de que en cuanto arranquen las investigaciones más a fondo, podría salir a relucir el engranaje en cuanto a la adquisición de ese ganado, que según se dijo en su momento, es de alto precio, y no para ser enviados de inmediato al rastro.

Se supone que sí era muy estrecha la relación entre los ahora exgobernadores tanto de Nayarit como de Chihuahua, Roberto Sandoval y César Duarte, respectivamente, porque siendo aún gobernador el nayarita, dijo alguna vez que tenía contemplado construir un ferrocarril de Nayarit a Chihuahua, para fortalecer el comercio con aquel estado norteño. Desde luego que todo fue pura lengua, al igual como la promesa de sacar las vías férreas de su actual ubicación, así como que se iba el penal federal de El Rincón, que ahora se sabe fehacientemente que fue puro jarabe de pico; pero el posible negocio de ganado vacuno de alto precio, de eso sí se documentó en su momento, y si bien ahora está calmada el agua al respecto, existe la posibilidad de que César Duarte comience a dar ciertos detalles para tratar de librarla para no irse solo en su aventura de convertirse en millonario de la noche a la mañana, por el simple hecho de haber gobernado el estado de Chihuahua.

Si se vuelve a destapar el asunto del ganado, que en su momento se documentó sobre la relación de Sandoval Castañeda y Duarte Jáquez, podrían saberse más y más cosas, porque es conocido que una cosa lleva a la otra y así sucesivamente, hasta descubrirse de bien a bien la punta de la madeja que, podría no estar muy enredada.

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest