EL ASALTO DE TODOS LOS DÍAS

La principal prueba de la verdadera

grandeza del hombre radica en la

percepción de su propia pequeñez 

Sherlock Holmes 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. Hace unos días circuló un video donde dos hombres intentan cometer un atraco en una combi, solamente uno puede subir al vehículo porque el operador jala la unidad y el del arma se queda abajo, los pasajeros someten al hampón, le ponen una golpiza, lo bajan y lo desnudan, la patrulla nunca apareció en el lugar. Estos asaltos son la constante en varias partes del país, pero sobre todo en las vialidades conurbadas a la Ciudad de México. 

Miles de ciudadanos salen de sus domicilios ubicados en los llamados municipios dormitorios (donde la gente llega a dormir unas horas, cinco días a la semana) en el Estado de México, al día siguiente muy temprano comienza la jornada, el objetivo ir a trabajar a la capital del país, así miles toman por lo menos tres transportes para llegar a su destino, pero esa travesía se vuelve una autentica ruleta rusa, porque siempre existe la maldita posibilidad de ser asaltado. 

Las redes sociales están plagadas de denuncias de los usuarios, los choferes también la sufren, pero se han acostumbrado y lo han normalizado, en otros casos son cómplices de los delincuentes. También abundan los videos de golpizas que les han propinado cuando logran detener a los maleantes, o los casos de ciudadanos armados que repelen la agresión y logran abatir a los delincuentes, otros menos afortunados han perdido la vida ante estos sanguinarios sujetos. 

En plena nueva normalidad, la delincuencia sigue operando como si nada y la autoridad igual, es decir han sido ineficientes para garantizar la seguridad de los ciudadanos. Tan solo el mes pasado aumentó el robo en transporte público un 2.7% con respecto al mes anterior, el 63% del total ocurrido en todo el país, se cometen en el Estado de México y las zonas colindantes con la ciudad. 

Los líderes de las rutas de camiones y combis han denunciado en varias ocasiones que la autoridad tiene conocimiento de la forma de operar de los delincuentes y que cuando montan operativos es en lugares y horarios en que los delincuentes simplemente ya no están. Muchas de las policías de tránsito municipal se dedican a la extorsión, pero no al auxilio de la ciudadanía. 

La seguridad fue una de las promesas de campaña incumplidas por Arturo Montiel, de Enrique Peña Nieto, de Eruviel Ávila y también de Alfredo del Mazo, y ninguno ha podido con el paquete, por el contrario, el problema se ha agudizado, ya no solo es el robo, sino el asesinato, secuestro exprés y hasta la violación. Eso sí, han tomado a la entidad para catapultar sus aspiraciones, bueno Peña Nieto como presidente hizo caso omiso al tema de la inseguridad. 

Nada justifica la golpiza que se le propino al asaltante de la combi, pero se entiende la frustración, la incertidumbre y la impotencia de regresar a casa sin los pocos pesos para terminar la semana, sin celular o computadora, o sin la quincena para pagar la renta o la despensa del mes. Mientras las familias sufren, las autoridades municipales, estatales y federales presentan cifras optimistas y se regodean en sus pírricos logros. 

Entre Palabras 

Los enfrentamientos con Hugo López-Gatell no han terminado, me cuentan que ni Claudia Sheinbaum respalda al «científico» de López Obrador.   

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest