Y AHORA, LA POSIBLE GUERRA DE LAS VACUNAS

Por Sergio Mejía Cano

Pues por lo que se ve, ahora viene la guerra de las vacunas para combatir el coronavirus, a ver cuál de todas es chicle y pega. Por lo pronto, Rusia anunció que ya la tiene, aunque necesita el aval de la Organización Mundial de la Salud (OMS); los Estados Unidos de Norteamérica comunica que ya está en fase terminal para darla a conocer, lo mismo que Gran Bretaña y, desde luego, China, que no se podía quedar atrás.

Sin embargo, aquí en México, el doctor Hugo López Gatell, se muestra renuente a usar por el momento cualquier tipo de vacuna, tal vez inclinándose más bien por la decisión de la OMS, de esperar un poco más hasta que se compruebe fehacientemente su eficacia.

Y si bien Rusia tiene la esperanza de que si da resultado, aplicarla masivamente, hay voces que señalan que en ninguna forma dicha vacuna será gratuita, y que posiblemente nada más tengan acceso a ella la gente pudiente; pero esto desde luego que sería una incongruencia en cuestión de salud, porque ni modo que dejaran infectar a Juan Pueblo y nada más cierta élite fuera la que tuviera acceso a esa vacuna tan esperada; aunque ¿quién sabe?

Y en el caso de que se diera una vacuna efectiva, que en realidad contrarreste los efectos nocivos del virus que se dice ya anda por todo el mundo, entonces vendrán las oposiciones y la renuencia de mucha gente a querer vacunarse, y más, si las redes sociales entran en acción subiendo informaciones falsas de toda falsedad, advirtiendo sobre efectos secundarios en la salud de quien le sea aplicada esta vacuna.

Se han oído voces que para establecer un nuevo orden mundial, por medio de esta vacuna se le va a implantar un “chip” a toda la gente para poder controlarla. Obvio que los que piensan en esta ciencia-ficción ven mucha tele o han visto muchas películas. Porque ¿a quién le interesaría implantar un chip a un obrero, a un campesino o a cualquiera otra persona perteneciente a Juan Pueblo? Así que sin dejar de lado la película de ciencia-ficción, en caso de que algún día en un futuro, tal vez no muy lejano, se llegara a establecer que se le implantara un chip a alguien, por supuesto que sería a líderes y gobernantes, y no a Juan Pueblo. Aunque existe la posibilidad de que gente pudiente estuviera dispuesta a que se les implantara un chip en su organismo, por aquello de precisamente estar al tanto de su salud. Porque se ha documentado que podría existir una especie de chip que mediante tecnología de punta, se sepa de inmediato de los padecimientos de quien traiga un chip en su cuerpo. Y esto, se dice que ya está a la vuelta de la esquina, ya casi es un hecho, pues dicho chip podría detectar la presión arterial, temperatura, falta de insulina, etcétera, mandando los datos a una computadora y, ya más avanzada la tecnología, hasta en un teléfono móvil.

Y volviendo a las dichosas redes sociales. Si antes de que existieran, nomás se corría el rumor de que en el Sector Salud les estaban “dando su agüita” a los ancianos, y la información se iba como reguero de pólvora, y mucha gente se lo llegó a creer. Lo mismo cuando se comenzaba a oír que en  una comunicad autóctona se estaban esterilizando a las mujeres mediante una vacuna, por lo que muchas mueres de varias etnias no querían vacunarse, debido a que una vecina, una comadre o un conocido les había dicho que si no las esterilizaban , a la mejor las envenenaban, y cosas por el estilo.

Así que ahora en cuanto salga la dichosa vacuna contra el covid-19, no faltará quien la satanice diciendo que es más bien para seguir infectando más gente que para curar. Y en cierta forma no faltaría un poco de razón cuando alguien diga que les están inoculando el mismo virus; y por lo mismo, mucha gente se podría ir con la finta de que la quieren perjudicar en vez de prevenirla en contra del mal; porque ¿qué acaso una vacuna no significa inocular a una persona el mismo virus de lo que se pretende atacar?

Y he aquí algo que no casa respecto a la tardanza de producir una vacuna efectiva en contra del coronavirus. Porque resulta muy raro que entre tantos infectados o contagiados no hayan  capturado el virus y con el mismo generar la vacuna; y aunque se diga que no se ha podido capturar y procesar en masa para la vacuna, porque es un virus mutante, y que cuando ya está la posibilidad de una vacuna, el mentado virus ya cambió y que por eso no ha dado buen resultado, entonces sería lógico suponer que, siendo así, va a tardar varios años o un poco más todo esto del covid-19. ¿O no es así?

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest