NO ES LO MISMO ADMINISTRAR UNA EMPRESA QUE UN ESTADO O MUNICIPIO

Por Sergio Mejía Cano

Pues ya pasó otro affaire más entre el Sindicato Único de Trabajadores del Estado y Municipios (SUTSEM), liderado por la señora Águeda Galicia Jiménez, y el gobierno del estado del que está al frente el señor Antonio Echevarría García, aunque en este caso, al parecer no se prestó al diálogo con los trabajadores afiliados a dicho sindicato.

Así que en nada abonan a una buena resolución lo declarado ante los medios por parte del secretario general de Gobierno, el señor Antonio Serrano Guzmán, en cuanto a señalar, entre otras cosas, que el gobierno al que pertenece, no está en condiciones de “seguir cubriendo caprichos ni prebendas de líderes sindicales”, poniendo de pretexto lo que ya se ha hecho cotidiano en asuntos en que el actual gobierno estatal tiene que soltar dinero: no hay recursos; y lo que llama más la atención, es que dijo también el señor Serrano Guzmán, que “no sería justo” atender esas demandas. Ande pues.

En primer lugar se podría decir que las conquistas laborales no son caprichos, y en cuanto a prebendas, existe la posibilidad de que el mismo secretario general de gobierno cuente con más prebendas que cualquiera otro trabajador ya sea perteneciente al SUTSEM o a cualquiera otra empresa o negocio. Además, no son caprichos personales de la líder sindical, sino adeudos que se les deben ya desde hace años a los trabajadores. Sin embargo, lo peor que pudo haber dicho, es que no se le hace justo atender esas demandas; por lo que aquí cabría la pregunta para el señor Serrano Guzmán: ¿justo para quién, para los trabajadores o su patrón? Porque debe de recordar el secretario general de Gobierno, que no están administrando una empresa, sino un estado con sus municipios incluidos; y que el dinero que tienen que dar a la clase burocrática no es dinero que salga de los bolsillos de un gerente o dueño de una empresa; no, sino que es dinero mismo de la población que aporta con sus impuestos y contribuciones de todo tipo. Porque tal y como están dando a entender como están manejando la administración estatal, es tal y como si lo estuvieran haciendo con una empresa en que al patrón le molesta la inconformidad de sus trabajadores al pedir salarios justos y dignos.

Y también lo que llama la atención, es que de inmediato se enfatiza más en las supuestas molestias que se causan a la ciudadanía con los paros laborales del SUTSEM, pues ya se sabe que se suspenden atenciones al público, por lo que hay quienes se aprovechan de esto para satanizar a los trabajadores, señalándolos como los culpables por no haber atención al público ni recolección de basura o atender servicios públicos de toda índole, precisamente porque los trabajadores están en paro laboral; sin poner atención en que esto es nada más el efecto y que la verdadera causa estriba en que las demandas de los trabajadores no son atendidas a tiempo para evitar estos paros de labores.

Todo lo que se les adeuda a los trabajadores del SUTSEM no es cosa nueva, sino que ya viene de años, así que el presupuesto para atender todas esas conquistas laborales se deben de prevenir en todo presupuesto de cada año para estar debidamente etiquetados. Porque también debería de tomar en cuenta que los trabajadores ninguna culpa tienen para tener que sufrir la falta de sus bonos y demás conquistas laborales que, de una y otra forma se ganaron sin haberlas pedido ni serles cedidas a punta de pistola; no, sino que se aprobaron en su momento y por lo tanto, se tienen que cumplir.

Claro que es muy cómodo para la actual administración decir que no hay recursos; sin embargo, no tiene por qué no haberlos, porque al haber sido autorizadas desde antaño todas esas prebendas con que cuenta ahora la burocracia, se ganaron mediante convenios que fueron aceptados de buen grado por pasadas administraciones, por lo que todas esas conquistas laborales deberían estar contempladas en el presupuesto. ¿O no es o tendría que ser así?

Y para acabarla de amolar, y por si fuera poco para los trabajadores, varios de ellos comentan que les fue gravado el impuesto sobre la renta (ISR), en al pago de aguinaldo y prima vacacional, algo que no está permitido por la ley que marca claramente que estas prestaciones quedan exentas de todo tipo de impuestos, porque son muy aparte del salario integrado. Y además, el amago del presidente municipal de Tepic de levantarles un acta y descontarles el día a los trabajadores que se hicieran presentes en el paro laboral y por lo mismo no se presentaran a trabajar.

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest