LA QUIEBRA ECONÓMICA DE NAYARIT (Video)

>> Luego de culpar a la pandemia y a reducciones de las partidas federales, el diputado Leopoldo Domínguez González, admitió que los problemas económicos del estado también se dan por malos manejos y desvíos en el presupuesto, «todo con la misma cobija».

Por Manuel Rueda

El congreso cumple su función de aprobar el presupuesto del estado, de los ayuntamientos y de los órganos autónomos, en base a las propuestas de las mismas dependencias. El gobierno estatal hizo llegar su presupuesto 2020, mismo que prácticamente se aprobó en los términos planteados, informó el presidente del Congreso de Nayarit Leopoldo Domínguez González, al denegar que lo aprobado por los legisladores hubiera ocasionado la falta de pagos a empleados de gobierno.

Cuestionado acerca del porqué se dio el problema del retraso del pago a la burocracia estatal y maestros, el legislador explicó que es un problema que exista una pandemia para la que nadie estaba preparado, ni para su magnitud y eso hace que el Estado Mexicano ejerza más recurso en el tema de salud, cuyo impacto económico es muy alto.

Domínguez González justificó a la administración estatal, señalando que, a 6 meses de la pandemia, la federación abandonó a los estados y su costo recae en esas entidades federativas y no en el gobierno federal, mismas que han atendido la pandemia y enfrentado la crisis económica.

Se le comentó que el mismo problema se dio el año anterior cuando no hubo pandemia y dio otro dato justificando la situación económica de Nayarit: “habrá que decir también que hay una reducción importante en las participaciones federales que recibe el estado y, por otro lado, Nayarit también ha sufrido bajas en su recaudación y esto habla de una reducción de hasta 50 por ciento lo que obliga al estado a hacer más con menos”.

“Esto llevó a lo que vimos hace unos días, en que se dio un retraso a los pagos a la burocracia”, añadió.

Leopoldo Domínguez comentó que el déficit financiero del estado se viene arrastrando desde hace muchos años, el capítulo mil que es la nómina, creció de forma poco responsable y eso genera que ya no sea sostenible su pago por parte de la autoridad y todas las instancias tienen que recurrir a créditos para cubrir la salida del año.

A este respecto, el legislador manifestó que la Ley Burocrática recientemente aprobada, permitirá entre 5 a 10 años, empezar a ayudar a los municipios y al estado a oxigenar sus finanzas, independientemente de que estas deban reducir su carga burocrática y sus estructuras orgánicas.

Dijo que en el futuro se deberá pensar en la posibilidad de romper la inercia de agregar al presupuesto sólo la inflación y el aumento salarial, pero se sigue creciendo de la misma forma. Y remató: “creo que se debe hacer toda una reingeniería y partir de un presupuesto base cero, conocer lo que se gasta, cómo se gasta y cuánto es lo que necesita. En el siguiente año le apostaría a la reingeniería total para que no suceda lo que sucede cada año”.

Los presupuestos no fallan -dijo-, “hay imponderables y durante el año fiscal, se pueden hacer modificaciones y transferencias, se trata de ajustarse a lo presupuestado y no quitar a una dependencia para dar a otra, porque finalmente es la misma cobija”, concluyó.

ASÍ LO DIJO…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest