A VER QUIÉNES SON LOS QUE SE QUEDAN CON LAS GANAS

Por Sergio Mejía Cano

En diversos medios de información tanto a nivel nacional, como local, así como en algunos portales de internet, en días recientes salió una nota en donde el canciller Marcelo Ebrad, decía que “se van a quedar con las ganas de un pleito con EU”, esto debido a la reticencia del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de no felicitar el aparente triunfo del candidato a la presidencia de los Estados Unidos, Joe Biden.

Hasta hoy en día, no paran las críticas a esta decisión de AMLO, a pesar de que el mismo presidente de nuestro país ya lo ha explicado hasta el cansancio, de que al no oficializarse el triunfo de Joe Biden, no se puede dar por concluido el proceso electoral del vecino país del norte, y menos, debido a la supuesta impugnación que hará el presidente gringo, Donald Trump, quien al parecer no ha quedado conforme con los resultados que, de acuerdo a los estudiosos y analistas, el triunfo de Biden, si bien no es contundente tal y como se esperaba, si hay una clara ventaja sobre Trump; sin embargo, debido al reclamo de Trump, es por lo que aún no se da como oficial el triunfo del candidato demócrata.

Lo más probable del caso en que el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrad, haya dicho tan campante de que se van a quedar las ganas de ver un pleito con los Estados Unidos, quizás se deba a que por anticipado y, conociendo cómo se las gastan los gringos en cuanto a represalias, Ebrad se haya anticipado enviando una carta o diciéndolo personalmente, respecto a lo que marca nuestra Constitución Política en cuanto a la libre autodeterminación de los pueblos y a la no intervención; de ahí que esté tan confiado el canciller mexicano; porque pudo haber explicado que la felicitación del presidente AMLO, se daría hasta que ya estuviera oficializado el triunfo, para llevar todo a cabo de acuerdo a la diplomacia y así no adelantarse a tiempos que no le corresponden a los mexicanos, sino única y exclusivamente al pueblo estadounidense.

Ahora hay voces que critican la decisión de AMLO por no haber felicitado desde el momento en que se dijo que había ganado Joe Biden; sin embargo, esas voces no hacen referencia de que AMLO no es el primer presidente mexicano que tarda en dar una felicitación al candidato a la presidencia de los USA, pues de acuerdo al portal de internet de “El Universal”, de fecha 15 de diciembre de 2000, en una nota informativa firmada por José Luis Ruiz, señala que el entonces presidente Vicente Fox, felicitó en esa fecha a George W. Bush, porque hasta días antes de esta fecha, tanto pueblo como instituciones estadounidenses, habían logrado sortear un proceso poselectoral complejo. Y vaya que fue complejo, porque por votos populares, el otro candidato por el partido demócrata, Al Gore, había obtenido más que Bush.

Así que Joe Biden y su equipo, no tienen por qué estar disgustados o incomodados porque el presidente mexicano no ha felicitado su triunfo, pues saben que hasta el día 10 de diciembre ya tendrá que estar todo decidido, así que esperar unos días más, no les perjudica en nada y que no obstará para desestabilizar las relaciones entre ambos países vecinos de toda la vida. Y además, saben los gringos, y desde luego los mexicanos que critican a AMLO, que el presidente de México no es el único que no ha felicitado a Joe Biden, sino que también están los dirigentes de China, Rusia y otras naciones que prudentemente quizás, también están esperando que sea oficial el triunfo del candidato demócrata.

Ahora bien: en el hipotético caso de que debido a la impugnación  lanzada por Donad Trump, se fueran encontrando algunas anomalías ya sea respecto al conteo de votos o equis datos oscuros y dudosos y que fuera procediendo la impugnación, ¿qué podría pasar con todos esos líderes mundiales que ya se adelantaron a felicitar a Joe Biden? Recordemos que los políticos gringos no son hermanas de la caridad ni un dechado de virtudes y, que como humanos que son, también podrían estar bañados de corrupción y malas artes, así que tal y como están los tiempos actuales en donde todo o casi todo podría ser posible, pues lo más prudente es esperar, y es lo que han hecho tanto AMLO como los demás mandatarios que han preferido esperar el  resultado oficial.

Donald Trump sigue siendo el presidente de los USA, y por lo tanto, sigue teniendo todo el poder que se le da y, si hay seguidores que crean en lo que dice Trump, y se le escarbe al proceso hasta más allá de donde se pueda, pues es mejor esperar.

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest