SOBRE LA GUÍA ÉTICA PARA TRANSFORMAR A MÉXICO

Por Sergio Mejía Cano

Este jueves 26 se dio a conocer en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la Guía Ética para la Transformación de México. Ahí se muestran 20 puntos básicos para tratar de hacer esa transformación. Tratar, porque si bien es viable esta propuesta, en lo inmediato posiblemente podría ser muy difícil que la llegue a aplicar mucha gente.

Se informó que esta guía será entregada principalmente a los adultos mayores, para que estos a su vez la trasmitan a sus familiares. ¿Por qué a los adultos mayores? Pues porque la mayoría de los adultos mayores fuimos criados dentro de la mayoría de esos valores que hoy contiene esa guía ética. Y si bien hubo hogares, familias enteras que dentro de su ámbito se educaron y se siguen educando dentro de la civilidad y respeto hacia los demás, por desgracia llegó el tiempo en que varias familias, muchas, dejaron de tomar en cuenta lo que significa ese respeto a las ideas de los demás, la atención hacia las personas sin importar su estatus social, credo, etcétera.

Hoy en día, está tan desfasada la ética en infinidad de personas, que probablemente tomarán con burla esta guía ética, creyendo tal vez, que es un sueño guajiro, algo muy difícil de llevar a cabo; sin embargo, podría ser que mucha gente de hoy en día eche de lado esta guía y no hagan caso absoluto de la misma, también podría suceder que a partir de hoy, haya entre las nuevas generaciones que sí la empiecen a tomar en cuenta, atendiendo lo que les digan sus abuelos y también sus propios padres. Porque si bien en cierta forma se ha descompuesto una parte de la sociedad, afortunadamente aún quedan familias que guardan todos los valores de comportamiento humano apegadas a las buenas costumbres y buen gobierno dentro de sus propias familias.

En varios medios informativos y portales de internet, se han estado dando a conocer los 20 puntos básicos que, a la mejor para las nuevas generaciones no signifiquen gran cosa y posiblemente hasta haya quien diga que eso con qué se come, pero para otros más, la mayoría, tal vez les esté recordando un pasado en donde era muy común comportarse de acuerdo a estos principios.

Es común oír que cada cabeza es un mundo, y esto es innegable y además un derecho de cada humano de pensar y de creer libremente en lo que se considere a gusto y conforme para consigo mismo, y por lo mismo, es una falta de respeto que una persona trate de influir en otra tratando de que reniegue de su forma de pensar y creer. Y esto viene a cuento, porque precisamente el primer punto habla sobre el “Respeto a la diferencia”, que señala que evitemos imponer nuestro mundo al mundo de los demás. Sin embargo, hoy en día esto es muy común debido a que hay gente que se creen los sabelotodo y por lo mismo, cuando oyen a alguien más exponer sus ideas y pensamientos, de inmediato les dicen que están mal, que la cosa no es así y tratan dizque de corregir a otros sin considerar que cada quien tiene su propia formación.

Y precisamente a que cada quien tenemos nuestra propia formación moral, nuestra idiosincrasia, nuestros valores que nos inculcaron nuestros ancestros desde niños y que en alguna forma consideramos como ciertos o al menos acertados, y por eso los seguimos cultivando y trasmitiendo a nuestros descendientes; sin embargo, también para eso tenemos nuestro propio cerebro, para en caso de que algo de lo que nos inculcan nuestros padres no nos cuadre con nuestro propio sentido común, para eso está la investigación, el preguntar y consultar aquí, allá o acullá. Todo esto quizás en cosas tal vez intrascendentes o de poco significado para otras personas, pero muy significativo para otra gente, como por ejemplo las familias cuyos ancestros son muy aficionados a las corridas de toros, y desde niños llevan a sus críos a la también llamada “fiesta brava”, y habrá niños que al ir creciendo les sigue gustando esa tradición de sus padres; pero obviamente habrá entre esos niños que conforme van creciendo se van dando cuenta de la crueldad que eso significa y mejor se aparten del pensamiento de sus padres en cuanto a las corridas de toros, a pesar del probable disgusto de esos padres que no comprenden por qué  uno o varios de sus hijos no coinciden con ese gusto de asesinar a mansalva a una res.

Y aquí entra eso de que cada cabeza es un mundo. Pero es muy diferente el asesinato de toros a ser respetuosos con los demás, viviendo y dejando vivir  libre y de acuerdo a sus propias ideas y pensamientos.

Sea pues. Vale.


SI TE AGRADA ESTE PROYECTO AYÚDANOS A MANTENERLO Y CRECER, DONA A LA TARJETA OXXO 4766 8416 4653 8598

NUESTRO AGRADECIMIENTO.


 
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *