GOBIERNO DE DISCULPAS

Privar a un niño de su derecho

a la educación es amputarlo de

esa primera comunidad donde los

pueblos van madurando sus utopías. 

Ernesto Sábato 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. Esta semana se cumplen dos años desde que Andrés Manuel López Obrador llegó a Palacio Nacional, el tabasqueño generó gran expectativa como Vicente Fox en el año 2000 e inminentemente una gran decepción, sobre todo en el tema de lograr la pacificación del país, tarea pendiente desde el reguero de muertos de Felipe Calderón que propició la guerra contra el narcotráfico que según llegaría al final con la 4T, las cifras de desaparecidos, desplazados y muertos sigue en aumento. 

Alfonso Durazo dejó el cargo de secretario de Seguridad y Protección Ciudadana hace unas semanas con el objetivo de contender por la gubernatura de Sonora. Cuando Durazo se incorporó al gabinete de seguridad de López, este lo vendió como un gran experto y al igual que López-Gatell, cada que presentaba sus «avances», se enredaba en estadísticas raras, las torcía para decir que el avance era poco pero representativo. 

Durazo dejó en gestión más 63 mil homicidios dolosos, alrededor de mil 700 feminicidios, fosas clandestinas siguieron apareciendo y las historias de madres y padres que buscan un indicio para saber dónde están sus hijos, dónde están sus muertos, se replican en todo el país. Durante el «calderonato», el Estado renunció a la obligación de resolver los casos de los miles de desaparecidos, Felipe Calderón y Margarita Zavala se portaron indiferentes ante el dolor, lo mismo que Peña Nieto hasta que llegó la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. 

Así se nos han ido los sexenios del PAN, del PRI y los dos primeros años de Morena, lo que ha cambiado es que ahora es un gobierno que ofrece disculpas por los pecados del pasado, pero que evade la responsabilidad constitucional que tiene, ahí están las evidencias, este año es el más letal para los periodistas, activistas, mientras que López Obrador alienta a la violencia con sus discursos y enfrentamientos cotidianos con los medios, lanza la piedra y esconde la mano. 

En ese contexto de que las víctimas y sus familiares siguen siendo asunto de la agenda de segundo o tercer nivel. Los investigadores, asociaciones y colectivos que hacen el trabajo que las fiscalías no quieren, se han convertido en una piedra en el zapato que los exhiben, casos emblemáticos como el de Marisela Escobedo le han dado la vuelta al mundo. 

Ahora la presidenta municipal de Guaymas, Sonora, Sara Valle Dessens, nos regaló un episodio de cómo se mueven los morenos, en pleno Día Internacional para Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, entregó cubetas de fierro, cubrebocas, guantes de látex, palas, sueros y agua embotellada al colectivo Guerreras Buscadoras que se dedica a buscar mujeres desaparecidas. 

La edil, Valle Dessens que fue destituida bajo sospecha de corrupción en 1997, se defendió señalando que fue el colectivo quien solicitó dicho «kit para exploraciones», pero sería mucho mejor que ejerciera presión y caminara con los familiares de los desaparecidos para exigir que sean encontrados, presionar al gobernador y a la misma federación, porque su acción acepta la incapacidad de la autoridad. 

De acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de enero a octubre del presente año, se han registrado 23 víctimas de feminicidio en Sonora. El mes de noviembre ha sido funesto para las mujeres, al menos se han localizado siete que perdieron la vida de forma violenta. A esto se suma el reciente hallazgo de fosas clandestinas con restos de al menos ocho cuerpos humanos. 

Así llegamos al segundo año de gobierno de López Obrador, con matices por todo el país, según pregona el presidente que es un hombre de ejemplos y que esto ya cambió. Las víctimas y sus familiares siguen en la indefensión por más disculpas que se ofrezcan. 

Entre Palabras 

Me cuentan que Omar García Harfuch, ha hecho antesala en Palacio Nacional dos veces, quiere incluirse en el gabinete de seguridad ahora que Rosa Icela sigue convaleciente por el Covid-19, pero López no lo ha recibido y eso que lleva la bendición de Claudia Sheinbaum. 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima. 


SI TE AGRADA ESTE PROYECTO AYÚDANOS A MANTENERLO Y CRECER, DONA A LA TARJETA OXXO 4766 8416 4653 8598

NUESTRO AGRADECIMIENTO.


 
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *