El juego de la pirinola

“Nunca se miente tanto como antes

de las elecciones, durante la guerra

y después de la cacería”

Otto von Bismarck

Por: Dr. Pedro Gonzáles Castro y

Dr. Rutilo Tomás Rea Becerra

Desde que se juntaron los compadres, ha tomado carta de naturalidad el constante reclamo insensato, mordaz y tendencioso hacia el ejecutivo federal. Cualquier situación, por mínima que sea, la magnifican erigiéndola como amenaza, inventan distractores apoyándose en los “mass media”. A pie juntillas siguen los principios de la propaganda nazi con el único afán de ganar mayoría en las próximas elecciones.

No ocultan la desmesura de su orgullo y arrogancia, de su narcisismo y ambición. Impunemente transgreden los límites de la cordura. Sus principios están afectados por una enfermedad de la conducta, misma que el británico David Owen relaciona con la “hybris” del drama griego. Para estos sujetos, el poder genera dependencia y adicción actuando como una droga que, en definitiva, requiere de atención médica.

Están desesperados, saben que hay mucho que perder y, ante ello, sistemáticamente han mantenido un constante golpeteo hacia el gobierno federal. En el caso particular de la autonombrada “Alianza federalista”, su estrategia ha sido el querer llenarse de gloria y obtener la aclamación por sus “éxitos” fabricados, actúan con ideas preconcebidas y neciamente rechazan todo argumento contrario a sus ideas y sus integrantes mantienen una conducta marcadamente narcisista. Y ello, desde luego, no es gratuito.

Estamos en víspera de los comicios más grandes de la historia de México y es la oportunidad para que los neoliberales recobren espacios de poder o para que se consolide la 4T. La competencia será por 21 368 cargos y 15 gubernaturas, en donde la renovación de la Cámara de Diputados jugará un papel determinante para que el Congreso de la Unión apruebe o las reformas y leyes del actual gobierno.

Resulta obvio pues que, ante tal situación, la oligarquía vea la oportunidad para recobrar sus privilegios y estén dispuestos a utilizar todos los recursos que estén a su alcance. Por ello, dos temas puntuales han estado en la mira, la salud y la reactivación económica. El más álgido está relacionado con la vacuna contra el Covid-19, tema que, los neoliberales, cínicamente han politizado a sabiendas que existen toda una logística y un protocolo específico, tanto a nivel internacional como a nivel nacional.

A fin de garantizar el acceso universal a la vacuna, en el mes de abril a nivel mundial, Jefes de Gobierno, instituciones y el sector industrial consolido el compromiso para acelerar el desarrollo y la producción de nuevas vacunas, pruebas y tratamientos contra la COVID-19 y garantizar un acceso equitativo a escala mundial, ello bajo la plataforma COVAX, a la que México se suscribió y que permite a México el acceso a nueve proyectos internacionales de vacuna asegurándose más de 50 millones de dosis con alta efectividad.

Bajo este contexto, se estableció como prioridades por grupo bajo el siguiente orden: Etapa 1, diciembre-febrero: trabajadores de la salud, iniciando con los que están en primera línea de control; Etapa 2, febrero-abril: personal de salud restante y personas de 60 y más; Etapa 3, abril-mayo, personas de 50 a 59 años; Etapa 4, mayo-junio, personas de 40 a 49 años; Etapa 5, junio-marzo, resto de la población.

Como se puede observar, la población de nuestro país tiene garantizado el acceso universal y gratuito de la vacuna. Sin embargo, el grupo “aliancista” y otros afines se han encargado de crear un ambiente de manipulación y desinformación, con la clara pretensión de crear un ambiente de paranoia. Crean problemas para después ofrecer soluciones. Descaradamente se atreven a blofear diciendo que están haciendo gestiones ante CanSino, Modrena, AstraZeneca y Pfizer para, según ellos, asegurar el problema biológico.

Mientras así las cosas a nivel nacional, en el reino agavero están en juego 20 diputaciones de mayoría relativa, 18 de representación proporcional, 125 presidencias municipales y alcaldías, 125 sindicaturas y 1464 regidurías. Los antes independientes, en vísperas de estrenar partido, andan briosos y facetos cual corcel en la sabana queriendo competir por curules y no propiamente para ayuntamientos. Así también, los albiazules, tricolores y anaranjados andan taloneándole con la desesperación de la “Aventurera”, buscando quien pague con diamantes su pecado.

Muchas caras conocidas están saltando al ruedo bajo el cobijo del fuero histórico, confiados en que su oportunismo está legitimado por las viejas prácticas de poder y, como en la pirinola, le apuestan al “toma lo que puedas”. Ante ello, seguiremos insistiendo en que la heterogeneidad de la izquierda requiere de actores que logren vertebrar el trabajo político que demandan los tiempos electorales, esto es una revolución. Sabemos perfectamente que el cambio estructural será lento, por ello las coyunturas deberán aprovecharse convenientemente sin descuidar la coherencia de principios. Ya después habrá tiempo de realizar ajustes. Mientras tanto, sigamos guardando la sana distancia.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *