EL CHIVO Y EL RABINO

 “Señoras y señores,

esto es lo más terrorífico

que nunca se ha presenciado…”

 Orson Welles

Por: J. Gerardo Rodríguez Rdz. 

En un pueblo lejano Ucrania, en donde el hielo impide que se siembren granos en gran parte del año habitaba una familia Zaltman, que año con año se hacía más grande, llegaban parientes de otras partes de Europa a refugiarse ahí, había abuelos, tíos, primos y sobrinos; eso conducía a que fueran cada vez más pobres, las cosechas fueron consumidas por el crudo invierno, ese año en particular bajó 6 grados más la temperatura. Estaban desesperados, por lo que Benjamín, el más pequeño de la familia fue con el Rabino del pueblo para comentarle lo angustiados que estaban todos, más desde la llegada de los abuelos y los tíos. - ¿Qué hacemos Rabino? – Le pregunta Benjamín, inmediatamente dio contestación el líder religioso – con los pocos ahorros que te quedan ve y compra un chivo, mételo a tu casa, que ahí viva unos meses - .

Sorprendido pero obediente el menor de la familia Zaltman fue y compró un chivo, le llamó Barbas, lo presentó a su familia y les dijo que iba a ser un miembro más durante unos meses, tal y como lo indicó el Rabino.

Pasaron los días y luego las semanas, los Zaltman estaban hartos, enfurecidos, Barbas se comía los muebles, apestaba él y todos los lugares donde se echaba a descansar; juntar los desechos de Barbas era más desagradable aún. Un día destrozó una vasija que había brincado de generación en generación en la familia hasta que Barbas en su ímpetu matutino destrozó el legado familiar.

Benjamín, ardiendo en cólera inaudita, sale de la casa y se dirige a la casa del Rabino para comentarle que no soportaban un día más con Barbas. El líder espiritual le dijo tajante – Sácalo de la casa y véndelo -. Benjamín lo hizo y la familia estaba feliz; no importaba el grado de pobreza que tenían, que ese año el centeno no alcanzó a cosecharse por el invierno, no importó nada, eran felices porque Barbas no estaba más.

Me da la impresión que en estos dos meses y contando de la nueva administración se han metido muchos Barbas a las distintas temáticas nacionales, como si fuera la estrategia establecida desde Palacio Nacional, los chivos han sido o menciones que el objetivo sea que la población se escandalice, particularmente hablando del pasado y de los anteriores presidentes; bajo esa estrategia la gente se ofusca y olvida el presente, los retos a los que nos enfrentamos como nación en el aquí y ahora. Casi como botón de emergencia que dice “si existe algún problema que no se pueda atender acusa a los presidentes anteriores de algo…”. Y es así, cuando los datos no le favorecen (en la mayoría de los indicadores son adversos), señala que tiene otros datos y ataca a los anteriores que ocuparon su encargo. Y jamás ofrece sus aparentes datos. ¿Será atractivo para la población esta dinámica durante seis años? En algún punto se va a desgastar porque muchas veces no hay sustento, sin embargo a dos meses se antoja difícil aún que la mayoría le dé la espalda porque el capital político no se pierde tan pronto, es como un novio golpeador o violento, las personas tardan en reconocer el problema. Ahora, si el dinero que regalará amplia una base electoral, tal vez ese capital dure mucho tiempo más de lo que pueda esperarse.

Ejemplos de esto son muchos, el que diga insistentemente que no se reelegirá es poner el ambiente de la discusión turbio, el guiño de anunciar que no se descarta hacer una nueva Constitución implica regalar una discusión que genera incertidumbre en el futuro; la incertidumbre no es un ambiente sano para que se desarrolle una democracia y una economía que crezca.

En el caso de cuando meter el chivo en los temas nacionales es una acción o conducta, también parece funcionar, por el momento. El desabasto de combustible generó muchos problemas, creo que el desabasto mismo fue el chivo, y al irlo resolviendo las personas estamos contentas; pero vemos más allá del tema del Barbas, porque de fondo no se resolvió, no se está produciendo gasolina y se importa menos que antes, pero puede ayudar a justificar la relevancia de poner una refinería y tener la mal llamada soberanía energética.

Veremos más Barbas metidos en otros temas. Tal vez, y sin hacerle al clarividente, veremos crear un problema artificial para que al resolverlo la gente esté contenta y se olvide del tema central. Veo al chivo metido en temas de seguridad, intuyo que lo meterá también cuando comience a construir la refinería de Dos Bocas en Tabasco y con el tren Maya; cuando la política económica no funcione como no funcionó en la época de Echeverría y Jolopo; lo veremos cuando se vea que no es la respuesta encerrarse al mundo, tal y como lo está haciendo el Estados Unidos de Trump. Cuando Brasil, India, China y demás economías que están creciendo lo están haciendo, se siguen abriendo al mundo. Veo a Barbas metido en todos y cada uno de los temas nacionales.

En su historia pública, al Presidente siempre ha estado más cómodo en el conflicto, por lo que veremos la fábula del chivo y el rabino todo el sexenio. 

Lo que viene.

El segundo trimestre del año será más intenso que el actual. Se vienen las apreciaciones de las calificadoras, los rankings de competitividad y una reforma laboral. Analizaremos, dependiendo de los resultados, si habrá tranquilidad o más nerviosismo. Atentos.

Carpe Diem

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

COMENTA, NOS INTERESA TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO


NUESTROS OPINADORES

 

 

 

 

 

rss

feed-image Entradas del canal electrónico

Free Joomla templates by L.THEME